El consejero delegado de Acesur destaca el papel clave de Andalucía en el futuro del sector

Gonzalo Guillén cree que la capacidad de producción es el factor limitante para incrementar el consumo de aceite de oliva y Andalucía sigue siendo la mejor posicionada para ampliar el mercado.

Acesur es el mayor embotellador de aceite de oliva de España, afirma su director general Gonzalo Guillén. (Foto: Acesur)
Por Daniel Dawson
7 de febrero de 2024 16:53 UTC
217
Acesur es el mayor embotellador de aceite de oliva de España, afirma su director general Gonzalo Guillén. (Foto: Acesur)

A lo largo de 180 años, Acesur ha pasado de ser una pequeña empresa familiar en Sevilla a convertirse en uno de los mayores productores y exportadores de aceite de oliva del mundo.

Según la investigación Desde la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla, la empresa, fundada por la familia Luca de Tena en 1840, jugó un papel fundamental en la expansión de las exportaciones de aceite de oliva español fuera de Europa.

Esta revolución industrial en los fundamentos de la producción de cosecha y molienda ha dado como resultado un impresionante aumento de la calidad.- Gonzalo Guillén, director general de Acesur

A raíz de la migración masiva del sur de Europa a las Américas a principios y mediados del siglo XXth Durante el siglo XIX, Acesur era una de las principales empresas españolas que enviaba su aceite de oliva al exterior a los expatriados andaluces y sus empresas recién establecidas. Más tarde, la empresa fue pionera en pasar de las exportaciones a granel a las exportaciones de marca y empaquetadas individualmente.

A lo largo de casi dos siglos, Acesur se ha mantenido firme en la familia. En más de 35 años en la empresa, como director de exportaciones y luego como director general, Gonzalo Guillén ha presidido un importante crecimiento. Sigue siendo optimista sobre el futuro de la empresa, la producción de aceite de oliva andaluz y una creciente cultura mundial del aceite de oliva.

perfiles-producción-negocio-europa-ceo-acesur-destaca-andalucias-papel-clave-en-sectores-futuro-tiempos-del-aceite de oliva

Gonzalo Guillén llegó a Acesur en 1990 con el mandato de ampliar las exportaciones. (Foto: Acesur)

Si bien era casi seguro que una carrera en Acesur era un hecho, Guillén se incorporó inesperadamente al ingresar a la universidad. Tras terminar el bachillerato, durante el cual estudió durante un año en Estados Unidos, falleció el anciano director de ventas internacionales de Acesur.

"Cuando regresé a Madrid, mi padre me dijo que empezaría la universidad, pero también tenía que trabajar”, ​​relató Guillén. Olive Oil Times.

Como ya hablaba inglés, su padre lo asignó al departamento de ventas internacionales para incrementar las exportaciones de la empresa.

"En aquel momento, Acesur prácticamente no exportaba aceite de oliva; sólo unos pocos envíos a algunos países árabes y un poquito a Estados Unidos”, dijo Guillén.

Ver también:Goya España GM dice que el potencial del sector mundial del aceite de oliva radica en los consumidores jóvenes

Para mejorar la capacidad de exportación de Acesur, Guillén visitó muchos mercados de aceite de oliva nuevos y emergentes en los primeros años para forjar relaciones con clientes potenciales, aprender sobre la cultura y realizar estudios de consumo.

"Poco a poco fuimos conformando una estrategia distinta en cada país”, dijo Guillén. "Y crecimos lenta pero constantemente hasta ahora hemos ingresado a más de 100 países”.

De hecho, durante los últimos 35 años, las exportaciones de Acesur y otras empresas españolas aumentaron dramáticamente.

perfiles-producción-negocio-europa-ceo-acesur-destaca-andalucias-papel-clave-en-sectores-futuro-tiempos-del-aceite de oliva

Guillén cree que la ampliación de la capacidad de producción, en última instancia, hará crecer el consumo y la cultura mundial del aceite de oliva. (Foto: Acesur)

Según datos del Consejo Oleícola Internacional, España exportó sólo 65,800 toneladas fuera de la Unión Europea en la campaña 1990/91 frente a las 467,500 toneladas exportadas en 2021/22.

"Se ha democratizado el consumo de aceite de oliva”, afirmó Guillén. "Ahora hay muchos más consumidores en todo el mundo”.

Desde 1990/91, el consumo de aceite de oliva ha aumentado drásticamente de 1.67 millones de toneladas a 3.33 millones de toneladas en 2021/22. Durante este período, se han producido aumentos significativos en China, desde prácticamente ningún consumo de aceite de oliva hasta 42,500 toneladas en 2022/23.

De manera similar, el consumo de aceite de oliva ha aumentado dramáticamente en Australia, Brasil, Canadá, Alemania, Japón, Turquía y el Reino Unido.

Sin embargo, el crecimiento más significativo se ha producido en Estados Unidos, con un consumo que pasó de 88,000 toneladas en 1990/91 a 412,000 toneladas en 2021/22.

Anuncio
Anuncio

A pesar de las Precios récord del aceite de oliva en origen después de un segunda cosecha mundial consecutiva por debajo de la media En 2023/24, Guillén prevé que la demanda en Estados Unidos seguirá creciendo.

"Es posible que Estados Unidos se convierta este año en el mayor consumidor de aceite de oliva, algo que nunca hubiéramos pensado”, afirmó Guillén.

Como resultado, Acesur ha invertido fuertemente en Estados Unidos, abriendo una oficina comercial en la ciudad de Nueva York hace más de una década, seguida de una Centro de embotellado y distribución en Virginia en 2020. y la compra de más de 350 hectáreas en California plantar una arboleda de muy alta densidad a finales del año pasado.

"Estados Unidos es el principal mercado de consumo de aceite de oliva donde hay mucho más potencial para crecer en volumen”, afirmó Guillén. "Es un mercado que permite mucha innovación. Es un mercado donde los márgenes no son tan ajustados porque hay mucha competencia de cadenas de supermercados en muchos estados y zonas”.

Añadió que a pesar del menor reconocimiento de la marca en comparación con los mercados emergentes de Asia, Estados Unidos sigue siendo "un mercado que ofrece muchas más oportunidades que cualquier otro”.

Fundamentalmente, el aumento del consumo en Estados Unidos y el resto del mundo es el resultado de un aumento significativo de la producción global, especialmente en España.

perfiles-producción-negocio-europa-ceo-acesur-destaca-andalucias-papel-clave-en-sectores-futuro-tiempos-del-aceite de oliva

Acesur gestiona más de 2,000 hectáreas de olivar de altísima densidad y cuatro modernas almazaras en toda Andalucía. (Foto: Acesur)

"Actualmente estamos en una situación muy mala, solo con producción. se espera que alcance las 700,000 toneladas otra vez”, dijo Guillén. "Sin embargo, España tiene capacidad para producir dos millones de toneladas de aceite de oliva”.

Impulsados ​​por España, los analistas esperan la producción mundial de aceite de oliva alcanzar los cuatro millones de toneladas anualmente hasta 2050, y Guillén cree que el consumo mantendrá el ritmo.

"En los últimos 30 años, hemos tenido la suerte de producir un producto que sigue estando de moda”, afirmó, citando el creciente conjunto de investigaciones que demuestran beneficios para la salud del aceite de oliva y la clasificación continua de los La dieta mediterránea como una de las más saludables del mundo y más fácil de seguir.

"Prácticamente todo el aceite de oliva que se produce cada año se consume ese año”, añade Guillén. "La razón por la que el consumo global no es mayor es por la producción”.

En un año normal, el aceite de oliva representa aproximadamente el tres por ciento del consumo mundial de aceite comestible (debido a malas cosechas consecutivas, esta cifra cayó al uno por ciento en 2023). Aún así, Guillén cree que fácilmente podría llegar al seis por ciento.

Como resultado, la mejor manera de aumentar la demanda mundial de aceite de oliva es aumentar la producción. Mientras que Jaime Lillo, el nuevo director ejecutivo del Consejo Oleícola Internacional, cree que la expansión de la producción se beneficiará principalmente ocurren fuera de la cuenca mediterránea, Guillén cree que Andalucía seguirá siendo la zona cero del olivar y de la expansión de la producción de aceite.

"Creo que no hay tanta capacidad para crecer fuera del Mediterráneo porque las condiciones climáticas para el olivo son muy limitantes”, afirmó. "España es donde hay más capacidad de crecer porque hay mucha tierra”.

Parte de esta capacidad en expansión se reduce a lo que Guillén describe como la revolución industrial del mundo del aceite de oliva, que se ha desarrollado durante las últimas décadas. "El sector se ha automatizado y profesionalizado mucho en los últimos 30 años”, afirmó.

Este ha sido especialmente el caso en Andalucía, donde gran parte del paisaje de la comunidad autónoma más grande de España está definido por plantaciones de olivos de altísima densidad. "Son el futuro”, añade Guillén.

Sostiene que el cultivo de olivares de altísima densidad ha reducido los costos de producción para los agricultores al mecanizar la cosecha de aceitunas. Durante este periodo, las almazaras se han ido modernizando, lo que ha mejorado la calidad.

Ver también:El futuro está en la producción especializada y sostenible, dice el CEO de Deoleo

"Esta revolución industrial en los fundamentos de la producción, la cosecha y la molienda, ha resultado en un aumento impresionante de la calidad”, afirmó. "La automatización implica que las aceitunas se recolectan y transforman en cuestión de horas. Cada año, más aceite de oliva virgen extra y se produce menos aceite de oliva de calidad inferior”.

Si bien los métodos modernos de cultivo y producción se han arraigado en todo el mundo del aceite de oliva, Guillén sostiene que España está impulsando la revolución, en parte debido a su enorme papel productor, ayudado por varios factores.

"El primero es la geografía”, dijo. "Existen extensas llanuras con un clima mediterráneo adecuado para el cultivo del olivo. En España hay fincas de entre 200,000 y 500,000 hectáreas que se pueden mecanizar, reduciendo costes significativamente”.

El dinero ahorrado durante la fase de cultivo y cosecha se puede invertir en molinos modernos y equipos de última generación.

perfiles-producción-negocio-europa-ceo-acesur-destaca-andalucias-papel-clave-en-sectores-futuro-tiempos-del-aceite de oliva

Guillén cree que España está bien preparada para ampliar la producción debido a su geografía, clima e inversiones en fábricas modernas. (Foto: Acesur)

Por el contrario, Italia y Grecia son más montañosas. Como resultado, el tamaño medio de un olivar es mucho menor, lo que encarece mucho la mecanización, y tiende a haber un mayor número de almazaras más pequeñas.

"Estamos a años luz de nuestros competidores”, afirmó Guillén. "En España contamos con la mejor tecnología, fábricas, sistemas y software de control y sistemas de trazabilidad digital, así como con las refinerías más avanzadas y las plantas embotelladoras más modernas y de mayor capacidad del mundo”.

Junto con el aumento constante de la producción mundial, una mayor conciencia de los beneficios para la salud del consumo de aceite de oliva virgen extra ha aumentado drásticamente el consumo.

"Para casi todos los consumidores del mundo, el aceite de oliva es un producto aspiracional”, afirmó Guillén. "La gente entiende que es un producto más caro y más saludable que otros aceites comestibles”.

Sin embargo, añadió que los fuertes sabores del aceite de oliva virgen extra también han sido un factor limitante en algunas zonas del mundo.

"A los países del extremo norte de Europa o Asia les ha costado más acostumbrarse; lo consumen al principio más por salud que por sabor”, dijo Guillén. "Pero poco a poco los consumidores se van convenciendo de que el sabor también es bueno”.

Además de convencer a los consumidores de que adopten sus sabores afrutados, amargos y picantes, Guillén ve los precios al por menor como un factor limitante para ampliar el atractivo del aceite de oliva, lo que cita como otra razón por la que la producción debe aumentar.

"Ahora, con 2.7 millones de toneladas de producción, vemos precios de 6 a 9 euros por kilogramo”, afirmó. "Si volvemos a la alta producción, estaremos a 2 o 3 euros el kilo”.

Sin embargo, es probable que los precios sigan subiendo antes de caer. Debido a su condición de mayor productor del mundo por un amplio margen, la cosecha de España contribuye en gran medida a determinar los precios mundiales del aceite de oliva.

Una vez más, los productores y expertos anticipan que la producción alcanzará alrededor de 700,000 toneladas después de las 664,000 toneladas del año pasado, el mínimo de la década.

perfiles-producción-negocio-europa-ceo-acesur-destaca-andalucias-papel-clave-en-sectores-futuro-tiempos-del-aceite de oliva

Guillén cree que la globalización del mercado crea oportunidades para que los productores experimenten con diferentes variedades. (Foto: Acesur)

Guillén afirmó que los precios seguirán subiendo si no llueve más este invierno, y las altas temperaturas impactan negativamente el periodo de floración en abril y mayo, como lo han hecho en las dos campañas anteriores.

Sin embargo, si esto sucediera, Guillén no prevé que los precios suban mucho más que los niveles actuales ya que la situación del próximo año sería similar a la actual en cuanto a demanda y falta de existencias de aceite de oliva para remanente.

De la mano del problema de los precios, Guillén ve el cambio climático como un reto definitorio al que se enfrenta la producción de aceite de oliva andaluz.

En lugar de ser fatalista respecto de las perspectivas de los olivos, cree que respuesta gubernamental coordinada contribuiría en gran medida a aliviar algunos de estos problemas.

"El olivo es muy fuerte y resistente”, afirmó. "Lo único que falta en España es una política del agua mucho más coherente a medio y largo plazo. El problema aquí ahora es que todas las políticas son de corto plazo”.

Guillén cree que es necesaria una mejor coordinación entre los gobiernos central y regional para invertir en infraestructura hídrica, que según él ha estado descuidada durante los últimos 30 o 40 años. "La falta de agua es absolutamente un factor limitante para la producción”, afirmó.

Guillén destaca la construcción de la presa de Alqueva en la vecina región portuguesa del Alentejo, que ha transformó la capacidad de producción de aceite de oliva del país y convirtió a Portugal en uno de los mayores productores del mundo con el potencial de eclipsar a Túnez e Italia para alcanzar las 300,000 toneladas de producción anuales.

A pesar de los retos que afronta Acesur y el sector del aceite de oliva, Guillén se mantiene optimista sobre el futuro.

"Soy optimista porque el producto no sólo se produce en España, cada vez se produce en más lugares”, afirmó. "Por lo tanto, el mercado global está creciendo y eso, al final, es bueno para todos”.


Compartir este artículo

Anuncio
Anuncio

Artículos Relacionados