Líder del COI se centra en ampliar el cultivo y luchar contra el cambio climático

El director del Consejo Oleícola Internacional, Jaime Lillo, afirma que el futuro de la producción de aceite de oliva está más allá del Mediterráneo.

El director ejecutivo del COI, Jaime Lillo (centro)
Por Paolo DeAndreis
16 de enero de 2024 14:19 UTC
303
El director ejecutivo del COI, Jaime Lillo (centro)

"El cambio climático es el gran desafío que tenemos por delante”, Jaime Lillo López, director ejecutivo de la Consejo Oleícola Internacional (COI), dijo Olive Oil Times.

"He solicitado el apoyo de los miembros del COI para iniciar una línea de trabajo permanente en este tema”, dijo Lillo, quien se desempeñó como director ejecutivo adjunto durante más de siete años y tomó el timón de la organización el 1 de enerost.

Al diversificar las regiones de producción, también estamos diversificando el riesgo del impacto que los eventos climáticos extremos tienen en la producción general.- Jaime Lillo, director ejecutivo del COI

Creado en 1959 con el Convenio Internacional del Aceite de Oliva y bajo los auspicios de las Naciones Unidas, el Consejo Oleícola Internacional agrupa a los sectores de producción de aceite de oliva y aceituna de mesa. Actualmente, 19 países de cuatro continentes son miembros del COI.

Durante una conversación con Olive Oil TimesLillo subrayó que es necesario tomar varias medidas para hacer frente a unas condiciones meteorológicas cada vez más impredecibles.

Ver también:El papel de la mujer en el sector ocupa un lugar central en el Día Mundial del Olivo

"Necesitamos facilitar la adaptación de la producción. El olivo es un organismo vivo muy resistente”, dijo Lillo.

"Por ejemplo, hay olivos que crecen al borde del desierto y otros tienen vivió durante miles de años", Agregó. "Pueden sobrevivir en condiciones extremas, dado que necesitan menos agua o nutrientes que otros cultivos. Sin embargo, necesitamos entender mejor la relación de la diferentes variedades genéticas de olivos con el entorno cambiante”.

El director ejecutivo del COI subrayó cómo la olivicultura contribuye activamente a mitigar el impacto de la agricultura en el medio ambiente.

"Hay un papel para el cultivo del olivo dentro del estrategia para combatir el cambio climático”, dijo Lillo. "No todo el mundo es consciente de que detrás del aceite de oliva o de las aceitunas de mesa hay más de 11 millones de hectáreas de olivos, formando una especie de bosque artificial que elimina de la atmósfera 4.5 toneladas de dióxido de carbono por hectárea al año”.

"Hemos estimado que la producción de un litro de aceite de oliva tiene un balance de carbono positivo, reduciendo más de 10 kilogramos de dióxido de carbono de la atmósfera”, añadió. "Este hecho no sólo es bastante único, sino que también es considerablemente desconocido”.

"Estamos trabajando para facilitar la metodología adecuada para estimar el balance de carbono a nivel de finca para fomentar mejores prácticas y facilitar una buena comunicación y reconocimiento, incluido el acceso a los programas voluntarios. mercado de créditos de carbono”, explicó Lillo.

Según Lillo, el compromiso de larga data del COI con la estandarización y la investigación impulsa el crecimiento de la producción de aceite de oliva fuera de la cuna del olivo, la cuenca mediterránea.

"En mi opinión, esta tendencia se consolidará y, de hecho, es una gran noticia para el futuro del aceite de oliva”, dijo Lillo. "Se necesita más aceite de oliva y, en particular, aceite de oliva de calidad. Si tomamos las últimas campañas agrícolas, observamos que no hay suficiente aceite de oliva para responder a la creciente demanda mundial”.

"Ya estamos siendo testigos del impacto del cambio climático en la producción de aceite de oliva. Particularmente en la región mediterránea, hemos observado una tendencia hacia menos lluvias y temperaturas más altas", Agregó.

Según cifras del COI, la producción mundial de aceite de oliva en la campaña 2022/23 alcanzó 2.57 millones de toneladas y Se esperan 2.41 millones para 2023/24. La producción mundial superó el umbral de los tres millones de toneladas entre 2017/18 y 2021/22.

"Al diversificar las regiones de producción, también estamos diversificando el riesgo del impacto que los eventos climáticos extremos tienen en la producción general”, dijo Lillo.

Lillo considera que la cooperación global entre los países productores y las partes interesadas es crucial para el desarrollo del sector.

Anuncio
Anuncio

"No veo ningún conflicto ni competencia entre el Mediterráneo y otras regiones. Al contrario, lo que veo es complementariedad y sinergia”, afirmó Lillo. "Prueba de ello es el aumento del número de laboratorios y paneles de cata reconocidos por el COI, tanto en la región mediterránea como no mediterránea”.

En sus esfuerzos por expandir la huella del COI más allá de la cuenca mediterránea, Lillo dijo que la organización organizará sus primeras ediciones del Hemisferio Sur de los Premios a la Calidad Mario Solinas en Uruguay en 2024.

"Al diversificar las regiones de producción, tenemos diferentes calendarios de cosecha, sabores y otras especificidades que vienen a enriquecer las categorías de aceite de oliva”, dijo Lillo.

"En este momento, no sólo la demanda mundial está creciendo más rápido que la producción, sino que tampoco debemos olvidar que el aceite de oliva representa alrededor del dos por ciento del consumo mundial de aceites vegetales”, añadió. "Esto significa que todavía hay margen de crecimiento y todas las regiones productoras son bienvenidas".

Si bien el consumo de aceite de oliva en muchas regiones podría Depende de los precios del producto., la escasez de aceite de oliva está afectando de manera desigual a las tendencias de consumo.

"Es un hecho obvio que el consumo de aceite de oliva está limitado por la disponibilidad de aceite de oliva producido cada año de cosecha”, dijo Lillo.

"Vemos que el consumo se ve más afectado en los países productores tradicionales donde el consumo de aceite de oliva es elevado, alrededor de 10 kilogramos per cápita”, añadió. "En esos países mediterráneos, el aceite de oliva es un producto que se consume a diario, lo que lo hace más sensible a los cambios de precios”.

"En general, el consumo se está desplazando de la tradicional región mediterránea a otras regiones, como Estados Unidos, Brasil, Japón, Canadá, Australia o China”, continuó Lillo.

Dijo que el interés en el aceite de oliva está aumentando a medida que la gente aprende más sobre el beneficios de la salud y buscar formas más sostenibles de comer y vivir.

"Necesitamos alimentar este proceso con la abundante evidencia científica que tenemos al respecto, facilitando a nuevos consumidores el descubrimiento del producto”, afirmó Lillo. "Una vez que pruebas un buen aceite de oliva, simplemente no quieres renunciar a él”.

"Al creciente interés por vivir más saludablemente también se le suma una mayor preocupación por la sostenibilidad y el cambio climático”, añadió. "El aceite de oliva y las aceitunas de mesa están en una posición privilegiada en estos aspectos, además de que están riquísimos”.

En los últimos años, el número de estados miembros del COI ha aumentado. Según Lillo, esta tendencia subraya el papel fundamental que desempeña la organización en el apoyo al desarrollo del sector a nivel global.

"Creo que esta ampliación continuará, ya que existen numerosas ventajas para los países que desarrollan su sector olivarero o protegen los derechos de sus consumidores de aceite de oliva”, dijo Lillo.

Él cree que una de las principales razones por las que los estados se unen al COI es para acceder a la experiencia de la organización en el cultivo del olivo, la aceituna de mesa y la producción de aceite de oliva.

"Contamos con los expertos más capacitados provenientes de todo el mundo para discutir los principales desafíos y oportunidades en materia de genética, prácticas de cultivo, estándares, calidad, sostenibilidad, cambio climático, salud, economía o marketing, solo por mencionar algunas de nuestras muchas áreas de trabajo”, dijo Lillo.

"Este intercambio de conocimientos se da de manera formal durante reuniones o seminarios, pero también existe una red importante de expertos en comunicación permanente”, agregó. "Por lo tanto, el COI representa una excelente oportunidad para que todas las regiones productoras estén conectadas a este vasto y valioso conjunto de conocimientos”.

Lillo destacó que la cooperación entre países olivicultores y no oleícolas es esencial para responder a los desafíos que plantea el cambio climático.

"Así es como afrontamos los desafíos actuales en el COI: facilitamos la colaboración continua entre los mejores expertos de diferentes partes del mundo en todos los campos especializados”, dijo.

"Como ejemplo, puedo referirme al taller internacional organizado el año pasado sobre cómo el sector olivarero puede contribuir a la solución contra el cambio climático”, añadió. "En esta ocasión, el COI dio la bienvenida a 300 participantes expertos de 30 países”.

Según Lillo, el amplio alcance de las actividades atrae a partes interesadas e instituciones más allá de la cuenca mediterránea.

"Algunos países tradicionalmente no han prestado suficiente atención a cómo defender los derechos de sus consumidores de aceite de oliva”, dijo Lillo. "Sin embargo, les conviene garantizar una experiencia positiva cada vez que sus consumidores abren una botella de aceite de oliva, independientemente de su origen".

"Cuando miramos las normas para el aceite de oliva, una de nuestras actividades principales, el COI trabaja continuamente en la revisión de parámetros y métodos de análisis”, añadió. "Creemos que participar activamente en este trabajo científico es muy interesante y siempre invitamos a los países interesados ​​a participar”.

Lillo dijo que el valor proporcionado por el COI a todos sus miembros se ha visto realzado por la adhesión de países no mediterráneos, como Argentina y Uruguay en 2017, junto con las ediciones más recientes de Georgia en 2019, Uzbekistán en 2021 y Arabia Saudita en 2023.

"También hay otros países actualmente en proceso de adhesión, como Bosnia y Herzegovina y Azerbaiyán”, dijo Lillo. "Otros países que han mostrado interés en el COI participan como observadores, como es el caso de Brasil, Perú o Estados Unidos”.


Compartir este artículo

Anuncio
Anuncio

Artículos Relacionados