Investigadores revisan los beneficios de la dieta mediterránea para reducir la obesidad

Después de una extensa revisión de la literatura científica, los investigadores encontraron que seguir la dieta mediterránea produce muchos beneficios para las personas obesas y aquellas en riesgo de obesidad.
Octubre 24, 2022
paolo deandreis

Noticias recientes

Algunas de las condiciones más comunes desencadenadas por la obesidad podrían mitigarse o prevenirse adoptando el La dieta mediterránea, un nuevo meta-estudio ha encontrado.

Los investigadores realizaron una amplia revisión de la literatura científica actual. Descubrieron que seguir la dieta mediterránea podría generar muchos beneficios para las personas obesas y las personas con riesgo de obesidad.

Los autores del metaestudio, publicado en Current Obesity Reports, señalaron que la hipertensión, diabetes tipo 2 mellitus, varios tipos de cáncer o la dislipidemia, un desequilibrio lipídico que suele preceder a las enfermedades cardiovasculares, se encuentran entre las muchas enfermedades que se diagnostican con frecuencia en las personas obesas.

Ver también:Noticias de Salud

Al revisar la literatura científica actual, los autores encontraron que adoptar la dieta mediterránea podría reducir el estrés oxidativo, la inflamación, la trombosis y Disfunción endotélica.

Seguir la dieta también se relacionó con la pérdida de peso, modulando el microbioma intestinal y mejorar el perfil lipídico, la inmunidad y la sensibilidad a la insulina.

Anuncio

Al limitar la inflamación y regular el colesterol, la dieta mediterránea también demostró ser un paso práctico en prevención de cáncer y reduciendo enfermedad cardiovascular riesgos

Según la Organización Mundial de la Salud, 650 millones de adultos eran obesos en 2016. Se estima que las enfermedades relacionadas con la obesidad matan a más personas que las asociadas con la insuficiencia ponderal en la mayoría de los países. Además, los datos de la OMS muestran que 39 millones de niños menores de cinco años tienen sobrepeso o son obesos, el doble de la cantidad considerada obesa en 1980.

Los investigadores describieron la dieta mediterránea como caracterizada por una "Alto consumo de verduras, frutas, frutos secos, cereales, cereales integrales y aceite de oliva virgen extra, así como un consumo moderado de pescado y aves y una ingesta limitada de dulces, carnes rojas y lácteos”.

En el metaestudio, los investigadores analizaron los efectos comprobados de seguir la dieta mediterránea en las afecciones más comunes relacionadas con la obesidad.

Descubrieron que la dieta mediterránea es no asociado con el aumento de peso, incluso sin restricciones energéticas. Una dieta mediterránea rica en grasas y sin restricciones calóricas también se asoció con poco cambio de peso y menos adiposidad central en comparación con una dieta baja en grasas a largo plazo.

"La dieta mediterránea tiene el potencial de reducir la adiposidad abdominal, en particular la grasa visceral metabólicamente perjudicial, independientemente de la pérdida de peso, y se puede recomendar como una opción de dieta saludable para personas con obesidad y sobrepeso, particularmente en riesgo de enfermedad cardiovascular y metabólica”, escribieron los investigadores.

"La dieta mediterránea puede ser más efectiva en las poblaciones del sur de Europa debido a una mejor disponibilidad de productos alimenticios específicos, culturales y otros factores”, agregaron.

Otro factor crítico para la salud de la dieta mediterránea es la composición de sus polifenoles.

Según los investigadores, "Los componentes de origen vegetal de la dieta mediterránea contienen polifenoles que se ha demostrado que reducir la resistencia a la insulina y mejorar los factores de riesgo cardio-metabólicos.”

"Además, el aceite de oliva y el consumo bajo o moderado de alcohol (especialmente el vino tinto) también contribuyen a los beneficios de la dieta mediterránea a través de su contenido en polifenoles”, añaden.

Es probable que los resultados del metaestudio se anuncien como buenas noticias en la lucha contra el pandemia mundial de obesidad. La obesidad se asocia con un alto riesgo de morbilidad y mortalidad por diferentes enfermedades no transmisibles.

"De interés, los efectos negativos de la obesidad se revierten en parte con una pérdida de peso sustancial”, escribieron los investigadores. "La composición de la dieta mediterránea se ha relacionado con un excelente efecto en la reducción de la dislipemia”.

"Además, [la dieta] modula positivamente la microbiota intestinal y el sistema inmunitario, lo que reduce significativamente los mediadores de la inflamación, terreno común para muchos trastornos relacionados con la obesidad”, concluyeron. "La dieta mediterránea es el patrón dietético más saludable disponible para prevenir varias enfermedades no transmisibles, incluidas las enfermedades cardiovasculares y la diabetes tipo 2”.



Anuncio

Artículos Relacionados

Comentarios / Sugerencias