`Investigadores investigan papel de compuestos bioactivos en enfermedades neurodegenerativas - Olive Oil Times

Los investigadores investigan el papel de los compuestos bioactivos en las enfermedades neurodegenerativas

Por Paolo DeAndreis
Mayo. 23, 2023 23:32 UTC

El La dieta mediterránea es uno de los mejores patrones de alimentación para reducir el riesgo de trastornos neurológicos, un revisión de literatura de los impactos de la nutrición en el desarrollo de enfermedades neurodegenerativas ha concluido.

Investigadores de la Universidad de Messina, Italia, analizaron más de 200 estudios científicos sobre los compuestos bioactivos de la dieta mediterránea, incluidos los flavonoides, polifenoles y antocianinas.

Se centraron en cómo estos compuestos bioactivos afectan el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer y la enfermedad de Parkinson, las dos enfermedades neurodegenerativas más comunes a nivel mundial.

Ver también:Noticias de Salud

Según la Organización Mundial de la Salud, alrededor de 60 millones de personas en todo el mundo tienen la enfermedad de Alzheimer o la enfermedad de Parkinson, las cuales no tienen cura.

Una investigación separada de The Lancet estima que los casos de demencia, de los cuales el Alzheimer es la forma más común, triple por 2050 a medida que aumenta la esperanza de vida y envejecen las poblaciones de América del Norte, Asia oriental y Europa occidental.

Se sabe que la inflamación, el estrés oxidativo y el exceso de oxígeno reactivo juegan un papel importante en el desarrollo y la progresión de los trastornos neurodegenerativos.

Como resultado, los compuestos bioactivos asociados con alimentos comunes en la dieta mediterránea, incluyendo aceite de oliva virgen extra, fueron de particular interés para los investigadores ya que muchos tienen propiedades antiinflamatorias y antioxidantes que pueden posponer el desarrollo de enfermedades neurodegenerativas.

"Debido a su potencial para la neuroprotección, los efectos antioxidantes y antiinflamatorios y la homeostasis mitocondrial para resistir los trastornos neuroinflamatorios asociados con la disfunción mitocondrial, los compuestos bioactivos han atraído el interés de los científicos”, escribieron los investigadores.

Los investigadores investigaron estudios sobre flavonoides, que se encuentran en vegetales, frutas, nueces, semillas, té, café y vino, y descubrieron que su consumo puede tener varios efectos positivos para la salud, incluida una disminución del riesgo de desarrollar la enfermedad de Parkinson.

"Sus acciones fisiológicas, que incluyen cualidades antioxidantes, antiinflamatorias, antiapoptóticas y reductoras de lípidos, son la razón de esto”, escribieron.

Los investigadores agregaron que ciertos flavonoides también tienen efectos neuroprotectores debido a su capacidad para reducir la liberación de glutamato presináptico y volver a ensamblar los receptores de glutamato postsinápticos, que son fundamentales para una función cerebral saludable.

"El posible efecto beneficioso de los flavonoides en el cerebro parece estar relacionado con su capacidad para interactuar con la señalización glial y las vías neuronales intracelulares, desencadenando la regeneración neuronal, aumentando las funciones neuronales existentes, protegiendo las neuronas vulnerables o influyendo en el sistema cerebrovascular y periférico”, escribieron.

Entre el grupo más común de flavonoides se encuentran las antocianinas, a las que los investigadores prestaron especial atención. Las antocianinas son responsables de la coloración roja, violeta y azul de muchas frutas y verduras.

"Las antocianinas mejoran el estrés oxidativo al reducir la producción de radicales libres y la peroxidación lipídica”, escribieron. "Los complejos mecanismos por los cuales las antocianinas pueden eliminar directamente los radicales libres, prevenir la formación de especies reactivas de oxígeno... o estimular la liberación de enzimas antioxidantes es lo que les da sus propiedades antioxidantes".

Los investigadores dijeron que un mayor consumo de antocianinas podría ayudar a prevenir el desarrollo de enfermedades neurodegenerativas en la vejez debido a los vínculos entre la enfermedad de Alzheimer y salud cardiovascular y metabólica.

Con base en la revisión de la literatura, los investigadores también determinaron que las antocianinas reducen la concentración de iones e inhiben las proteínas que regulan la apoptosis neuronal o muerte celular.

Anuncio
Anuncio

"También protegieron contra la pérdida de memoria evaluada mediante pruebas de comportamiento y medición de la ansiedad, la memoria y las funciones motoras”, escribieron.

En un estudio en ratones, los investigadores dijeron que el consumo de antocianinas parecía estar asociado con una disminución del daño al tejido cerebral causado por la acumulación de proteínas asociadas con la enfermedad de Alzheimer.

"Al causar daño a las neuronas y otros componentes biológicos, el estrés oxidativo y la neuroinflamación causan neurodegeneración”, dijeron. "Las antocianinas influyen en estas vías metabólicas, mejorando las defensas antioxidantes y antiinflamatorias y manteniendo la función normal del hipocampo”.

Ver también:El cumplimiento de la dieta médica se asocia con un menor riesgo de demencia

Los investigadores también se centraron en el papel de los polifenoles, el antioxidante dietético más frecuente, en el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer y la enfermedad de Parkinson.

Debido a su alta actividad metabólica, los investigadores dijeron que el cerebro es particularmente susceptible al daño oxidativo, ya que es el lugar donde se produce una mayor absorción de oxígeno pero con niveles bajos de enzimas antioxidantes.

"El estrés oxidativo y el daño a las macromoléculas cerebrales son procesos inherentes a las enfermedades neurodegenerativas”, escribieron los investigadores.

"Se supone que las propiedades antioxidantes de muchos polifenoles brindan neuroprotección”, agregaron. "Los impactos de los polifenoles en la cognición y los procesos neurodegenerativos parecen estar mediados por interacciones con las vías de señalización neuronal y glial que influyen en la expresión génica e interfieren con los mecanismos de muerte celular”.

Los polifenoles manifiestan sus propiedades antioxidantes eliminando directamente los radicales libres o mejorando indirectamente la capacidad del sistema de defensa natural del cuerpo.

En el caso de la enfermedad de Parkinson, los investigadores encontraron que el consumo de polifenoles inhibía la agregación de una proteína asociada con el desarrollo de la enfermedad.

Los investigadores también destacaron estudios separados que encontraron que los polifenoles de la dieta pueden activar vías asociadas con respuestas de estrés celular adaptativo, regular al alza genes que regulan los niveles de oxidación-reducción celular y mejorar las defensas naturales de la célula contra la oxidación.

"Además, uno de los polifenoles más importantes en este campo es el resveratrol”, escribieron. "El resveratrol es un polifenol que se encuentra de forma natural en las uvas rojas, los cacahuetes y muchas otras especies de plantas. La administración de resveratrol a modelos de ratones transgénicos de la enfermedad de Alzheimer reduce las alteraciones del comportamiento y la deposición de Aβ [una neurotoxina] en el sistema nervioso central relacionada con el envejecimiento”.

Los investigadores también investigaron el papel de los ácidos fenólicos insolubles en la prevención de la aparición de la enfermedad de Parkinson y la enfermedad de Alzheimer.

El aceite de oliva virgen extra tiene 36 compuestos fenólicos, entre ellos tirosol, hidroxitirosoles, oleocanthal, oleuropeína y carotenos.

"Estos químicos fenólicos penetran el cerebro y ejercer efectos neuroprotectores a través de mecanismos antioxidantes, antiapoptóticos y antiinflamatorios”, escribieron. "Según una extensa investigación, el hidroxitirosol funciona como un eliminador de radicales libres reactivos, lo que produce efectos neuroprotectores en las células cerebrales durante el estrés oxidativo”.

Con respecto a los efectos de los compuestos fenólicos en la enfermedad de Alzheimer, los investigadores también investigaron un estudio que analizó la papel de las hojas de olivo.

“[Un estudio] exploró el efecto de la administración de moléculas bioactivas de la clase de polifenoles de hojas de olivo en proteínas neurotróficas de ratones macho”, escribieron. "En particular, el estudio sugiere que el factor de crecimiento nervioso y el factor neurotrófico derivado del cerebro y el factor neurotrófico derivado de la línea de células gliales están involucrados en la patología de la enfermedad de Alzheimer. La administración de estos polifenoles jugó un papel clave en el crecimiento sináptico y protegió a las neuronas del daño”.

Si bien los investigadores dijeron que muchos estudios científicos apuntan al gran potencial de los compuestos bioactivos, tanto en la dieta como en los productos farmacéuticos, en la prevención y el tratamiento de los síntomas de la enfermedad de Alzheimer y la enfermedad de Parkinson, agregaron que aún queda más trabajo por hacer.

"La investigación actual sugiere que se requieren más ensayos controlados aleatorios, doble ciego, a largo plazo en una gran población humana para promover la dieta mediterránea”, concluyeron. "Esto podría ayudar a determinar si una mejor adherencia a esta dieta puede ayudar a evitar o posponer el desarrollo de enfermedades neurodegenerativas”.


Anuncio
Anuncio

Artículos Relacionados