`Es probable que Argentina sea sede del Cuarto Banco de Germoplasma de Oliva del Consejo del Olivo - Olive Oil Times

Es probable que Argentina sea sede del cuarto banco de germoplasma de olivo del Consejo del Olivo

Mayo. 4, 2022
paolo deandreis

Noticias recientes

El banco nacional de germoplasma de olivo de Argentina está un paso más cerca de asumir la condición de banco mundial de germoplasma de olivo dentro de la red establecida por la Consejo Oleícola Internacional (COI).

Tal institución global, la primera en América del Sur, facilitaría y aceleraría las inversiones en olivicultura en el país y el continente, dijeron sus promotores durante una serie de reuniones en Argentina entre delegados del COI y autoridades locales.

Los bancos de germoplasma juegan un papel fundamental en la protección de la integridad genética de cultivares de olivo y promover la biodiversidad al mismo tiempo que se apoya la investigación y la agricultura.

Hoy en día, una red de 20 bancos nacionales de germoplasma de olivo está afiliada a la red del COI, que también está conectada a los tres bancos internacionales actuales ubicados en Córdoba, España, Marrakech, Marruecos e Izmir, Turquía.

Ver también:Los investigadores trabajan para identificar las variedades de aceitunas que se adaptan mejor a temperaturas más altas

Con sus cultivos de olivo, laboratorios, invernaderos, campos y expertos especializados, la institución argentina es candidata a ser la cuarta institución mundial de germoplasma de olivo.

El banco argentino incluye tres núcleos de diferentes edades, genéticas y tipologías, que abarcan 15 hectáreas. Posee más de 100 variedades de aceitunas cultivadas actualmente para aceite de oliva y aceitunas de mesa.

Anuncio

"Es el acervo de olivo más grande e importante de América”, dijo Carlos A Parera, director nacional del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA). Olive Oil Times.

Parera señaló cómo el banco también alberga casi 200 accesiones representativas de la cuenca mediterránea, con más de 1,000 árboles.

El núcleo original del banco, llamado "Dante Floreal Marsico”, fue creada por la Corporación Nacional Olivícola a fines de la década de 1940.

"Formaba parte de la Red Nacional de Ensayos Experimentales de Variedades”, dijo Parera. "Su principal objetivo era realizar tareas de experimentación e investigación encaminadas a analizar la idoneidad ecológica y económica de las distintas zonas olivareras de la Argentina.”

Hoy, este núcleo se expande en seis hectáreas. "Estos olivos están plantados en nuestra provincia desde hace casi un siglo, lo que constituye un verdadero legado para nuestro país ya que el vínculo entre estos olivos ancestrales y el territorio es sumamente estrecho”, dijo Parera.

En 2015, expertos e investigadores argentinos comenzaron a ampliar el banco de germoplasma institucional, el núcleo conocido como "INTA Expone”, y agregó nuevas variedades no presentes en el núcleo original a un área de aproximadamente media hectárea.

"En 2019 continuaron las tareas de expansión, incorporando nuevas variedades en un sistema de plantación más intensivo, para seguir incorporando y evaluando el mayor número posible de variedades de olivo de todos los países olivareros del mundo”, dijo Parera. Hoy, este núcleo se extiende sobre un área de ocho hectáreas.

Parera también enfatizó cómo en ese mismo año, 2018, la recolección nacional de aceitunas fue declarada patrimonio cultural y natural de la provincia de San Juan. Esa provincia, ubicada en el centro-oeste del país, es una de las zonas olivareras más importantes de Argentina.

Los promotores de la creación del cuarto banco mundial de germoplasma del COI en Argentina destacaron la Papel significativo que podría jugar en un momento cada vez más desafiante para los olivareros debido a cambio climático.

En este contexto, Parera dijo que la distancia de las otras orillas y la expansión de la olivicultura podrían requerir una nueva institución en el Hemisferio Occidental para beneficiar a todos los países de la región.

"En este sentido, la olivicultura argentina, como en muchos otros países del Hemisferio Sur, se desarrolla en ambientes sometidos a temperaturas y régimen pluviométrico diferentes a los del Mediterráneo, lo que lleva a suponer un comportamiento agronómico y fisiológico diferencial en estos nuevos cultivos. áreas”, dijo Parera.

Según el INTA, en tal escenario se debe proteger los recursos genéticos y emprender nuevos estudios "evaluar sistemáticamente la plasticidad fenotípica de los cultivares existentes en nuestro país y potenciales nuevos genotipos o variedades de olivo”, dijo Parera.

"Esto nos permitirá determinar las variedades de olivo más resistentes ”, agregó. "Por ello, tanto el sector técnico como el productivo necesitan empezar a revalorizar este patrimonio olivarero y reflexionar sobre diversos aspectos del cultivo, como la adaptabilidad a nuevos territorios, la gestión diferenciada y el uso de recursos diversos, el agua, por ejemplo, la producción y la comercialización diferenciada. de productos."

Las conversaciones entre el COI y las autoridades locales también han confirmado que el cultivar de olivo local, Arauco, se incluirá en la próxima actualización de la Catálogo mundial de variedades de aceitunas.

Hasta fines de la década de 1990, Arauco ha sido la variedad de olivo más cultivada del país debido a su alto contenido de aceite y alta composición polifenólica.

"Arauco tiene características rentables para la producción comercial de aceites de oliva vírgenes, especialmente porque tiene una composición de ácidos grasos bien balanceada y un alto contenido de compuestos antioxidantes”, dijo Parera. "Nuestro banco de germoplasma cuenta con la única colección nacional de Arauco, con varios clones de este cultivar”.

Arauco es también el principal cultivar que tiene que estar presente en aceite de oliva virgen extra producidos en la provincia de Mendoza para estar sujetos a las disposiciones de la primera Indicación Geográfica Protegida (IGP) atribuida a un aceite argentino.

Durante sus conversaciones, el COI y las autoridades argentinas también discutieron la adopción de las definiciones del COI para el aceite de oliva en el Mercosur, un área de mercado común que comprende Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay.

El COI también planea hacer de Argentina el anfitrión de la edición del Hemisferio Sur de su concurso anual de aceite de oliva Mario Solinas.

En esas reuniones, INTA dijo que el cultivo de olivos en Argentina ha cambiado a lo largo de los años, ya que los agricultores han agregado cada vez más arboledas modernas a las tradicionales.

"Estos nuevos olivares son el resultado de grandes inversiones, lo que significa que el área promedio de plantación de cada finca es extensa ”, dijo Parera. "Dichos olivares se desarrollan, en gran medida, bajo los conceptos de mecanización, fertilización y dotación de agua de riego medida y controlada, pocas variedades, entre otros aspectos.”

Según datos del COI, Argentina ha visto su olive oil producción crecer significativamente en la última década. La producción media de 2011/12 a 2021/22 alcanzó las 32,000 toneladas, frente a las 17,700 toneladas registradas en la década anterior.

"El éxito futuro de esta actividad dependerá del mantenimiento de estos dos sectores, aumentando la producción y el consumo doméstico. consumo de aceite de oliva”, dijo Parera. "Una visión estratégica que apunta a mantener las bases productivas, pero capaz de responder adecuadamente a nuevos desafíos como el cambio climático, escasez de agua, enfermedades emergentes, sustentabilidad, mejores condiciones de trabajo y calidad de producto, entre otros”.

En este sentido, es importante destacar las tareas de conservación y valorización de los recursos genéticos de cultivo de olivos", Agregó. "En una agricultura con cambios globales dramáticos, tener un amplio espectro varietal nos permite responder rápida y eficientemente a tales cambios”.



Anuncio

Artículos Relacionados

Comentarios / Sugerencias