Explorando la historia del icónico paisaje de olivos de la Toscana

Si bien la evidencia de los primeros olivos en la icónica región italiana se remonta al siglo XIV, la proliferación de la cultura del aceite de oliva comenzó siglos después.

Castillo de Capalbio, Toscana, Italia
Por Francesca Oliva
8 de junio de 2023 19:51 UTC
588
Castillo de Capalbio, Toscana, Italia

Contrariamente a la creencia popular, la aparición de las colinas toscanas densamente cubiertas de olivos es un paisaje relativamente reciente que data de la segunda mitad del siglo XIX.th siglo.

No solo aumentó el número de olivos en muchas áreas que anteriormente pueden haber tenido plantaciones más escasas, sino que los olivares también se extendieron a áreas recientemente recuperadas, como Maremma o Valdichiana.

Durante siglos en la Toscana, la manteca de cerdo y la grasa de cerdo fueron las grasas dietéticas más frecuentes para la clase trabajadora, especialmente los agricultores. Por el contrario, el aceite de oliva tuvo una mayor "urbano” y algo "carácter lujoso”.

Ver también:Productores toscanos manejan cosecha difícil para lograr resultados sobresalientes

Sólo después de 15th siglo hubo una exportación económicamente significativa a larga distancia de aceite de oliva toscano, que ya era muy apreciado según los precios contemporáneos.

Antes del surgimiento de la Toscana, los aceites de Liguria, Marche, Campania y Puglia, especialmente los dos últimos, habían comenzado a viajar por la región.

En estas dos últimas regiones, ya en la primera mitad del siglo XIVth siglo, los comerciantes florentinos obtenían aceite para fabricación de jabón y preparación de lana para la producción de telas.

Aunque olivos silvestres documentados en algunas regiones costeras, el cultivo del olivo toscano se desarrolló a fuego lento impulsado en gran medida por el esfuerzo humano.

Sin duda fue más lenta y complicada que la propagación de la vid, en parte por una menor capacidad de adaptación climática y altitudinal y una mayor dificultad económica en la inversión ya que el olivo sólo empieza a recompensar al viticultor años después de la plantación.

En Italia, se cree que los primeros olivos cultivados aparecieron en Sicilia y Magna Graecia, probablemente influenciados por los colonos griegos (cabe señalar que el vocabulario latino y etrusco relacionado con la aceituna y el aceite es casi en su totalidad de origen griego).

En Etruria, una región histórica de Italia que incluye la actual Toscana, junto con partes de Umbría y Lazio, la producción de aceite está atestiguada al menos desde mediados del siglo VII.th Siglo aC.

Sin embargo, allí el cultivo del olivo no tuvo un papel significativo, mientras que la cría de cerdos fue mucho más importante.

tiempos-mundiales-europeos-del-aceite-de-oliva

Nerola, Italia

Sin embargo, un documento toscano de principios del 9th siglo d.C., después del colapso del imperio y la afluencia de poblaciones del norte y el este, contribuyeron al resurgimiento del uso de grasas animales en la cocina italiana (los hábitos dietéticos de los invasores y la expansión de tierras baldías y animales). la ganadería se movían en la misma dirección), curiosa y significativamente se refirió a la tempus de laride, la época de la manteca, como uno de los hitos del calendario agrícola-pastoril.

Lo más probable es que no se haya podido decir nada parecido sobre el aceite de oliva en ningún rincón de la Toscana, ni siquiera en Versilia, el interior de Livorno o las colinas de Lucca, que son las zonas donde se documentaron la mayoría de los informes sobre el cultivo del olivo en los primeros años. .

Sin embargo, la situación comenzó a cambiar en la Toscana en los siglos siguientes. La expansión gradual del cultivo del olivo se puede atribuir a varios factores.

En primer lugar, las condiciones climáticas y del suelo en ciertas partes de la Toscana favorecieron el crecimiento del olivo. El clima templado mediterráneo, con veranos calurosos, inviernos templados y suelos bien drenados, proporcionó las condiciones adecuadas para que los olivos prosperaran.

Los intercambios culturales y económicos con otras regiones de Italia y del Mediterráneo también jugaron un papel en la difusión del cultivo del olivo. A medida que se desarrollaron las rutas comerciales y mejoraron las comunicaciones, se compartieron y adoptaron conocimientos y técnicas relacionados con el cultivo del olivo y la producción de aceite. Este intercambio de ideas y prácticas contribuyó a la expansión gradual de los olivares en la Toscana.

Anuncio

Además, la creciente demanda de aceite de oliva, tanto a nivel nacional como internacional, también estimuló el crecimiento del cultivo del olivo.

El aceite de oliva era un alimento básico y tenía diversos usos en industrias como la fabricación de jabón y la producción textil. El potencial económico de la producción de aceite de oliva motivó a los agricultores a invertir en olivares y aumentar su cultivo.

Con el tiempo, el paisaje de la Toscana comenzó a transformarse a medida que se plantaban más olivos. Las laderas que antes estaban cubiertas de otra vegetación o se utilizaban para diferentes fines agrícolas, se fueron adornando con el característico follaje verde plateado de los olivos. El paisaje pintoresco de colinas onduladas salpicadas de olivares se convirtió en sinónimo de la campiña toscana que reconocemos hoy.

El cultivo de olivos en la Toscana ha moldeado el paisaje físico e influido en las tradiciones culinarias y la identidad cultural de la región. La cocina toscana se basa en gran medida en el aceite de oliva, que imparte un sabor distintivo a los platos locales.

Como resultado, el aceite de oliva se ha convertido en una parte integral de la gastronomía toscana y es muy apreciado por su calidad y características organolépticas.



Compartir este artículo

Anuncio
Anuncio

Artículos Relacionados