Un estudio cuestiona la exactitud de los métodos de datación de los olivos

Utilizando la datación por radiocarbono, los investigadores concluyeron que un árbol de 1,100 años de antigüedad en el Líbano es el olivo más antiguo del mundo. Otros expertos creen que el método puede haber sido defectuoso.

Por Paolo DeAndreis
21 de marzo de 2024 12:59 UTC
265

Una nueva encuesta estudio publicado en la revista científica Dendrochronologia está causando sensación en la comunidad de citas por edad del olivo.

Investigadores de Estados Unidos, España y Líbano concluyeron que un olivo del norte del Líbano, cuya edad se estima en aproximadamente 1,100 años, es el olivo vivo más antiguo según la datación por radiocarbono.

El aspecto majestuoso de algunos olivos centenarios transmite fuertes sensaciones, y ocurre con frecuencia que los olivos monumentales también se confunden con árboles milenarios.- Mauro Bernabei, dendrocronólogo, Consejo Nacional de Investigación de Italia

Agregaron que la mayoría de los olivos que se cree que tienen más de 1,000 años han sido datados incorrectamente utilizando métodos menos precisos.

"La mayoría de los olivos monumentales son centenarios pero no milenarios, y los árboles muy viejos probablemente están restringidos a sitios hostiles donde los árboles muestran tasas de crecimiento lentas”, escribieron los investigadores.

Ver también:Agricultores y funcionarios de Jordania trabajan para proteger los olivos milenarios

Sin embargo, algunos científicos e historiadores creen que numerosos olivos en la cuenca mediterránea son mucho más antiguos. En Cisjordania, Creta, Sicilia or Cerdeña, por nombrar algunos, es fácil encontrar grandes y majestuosos olivos que a menudo se consideran de entre 2,500 y 4,000 años.

Las comunidades locales veneran estos árboles como monumentos historicos naturales. Esta reverencia se debe a su profunda y única integración en el tejido social, cultural, religioso y económico de sus regiones.

El importante papel desempeñado por estos notables árboles puede influir en un enfoque no científico para determinar su edad. Por ejemplo, un árbol que tiene 500 años puede fácilmente considerarse significativamente más viejo.

Los investigadores escribieron, "Las estimaciones de edad publicadas indican que la mayoría de los olivos viejos oscilan entre 200 y 700 años”.

Argumentan que uno de los conceptos erróneos más comunes es el tamaño de los olivos más antiguos del mundo. Troncos grandes y anchos, copas imponentes y ramas fuertes que se extienden en direcciones aleatorias dan forma a una apariencia salvaje e indómita. Es fácil despertar la imaginación de los espectadores sobre la edad de criaturas tan impresionantes.

"El aspecto majestuoso de algunos olivos viejos transmite fuertes sentimientos, y sucede muy a menudo que los olivos monumentales también se confunden con árboles milenarios”, explica Mauro Bernabei, dendrocronólogo del Instituto de Árboles y Madera del Consejo Nacional de Investigación de Italia (CNR). -IVALSA), dijo Olive Oil Times.

"Para casi todos estos olivos, este no es el caso”, añadió. "Sin embargo, esto de ninguna manera disminuye su magnificencia, importancia histórica o importancia cultural”.

Los investigadores creen que los olivos podrían vivir más que cualquier otra especie de hoja ancha. Estos árboles se caracterizan por tener hojas anchas y planas que se diferencian de las hojas en forma de agujas o escamosas que se encuentran en las coníferas.

"Sabemos de coníferas que vivieron hasta 4,000 años. El conocido Pinus Aristata en Norteamérica puede vivir hasta 4,800 años. Sin embargo, cuando se trata de latifoliadas, los científicos tienden a considerar 1,000 años como límite aproximado”, dijo Bernabei. "El olivo fechado en el Líbano probablemente esté llegando al límite de la vida útil de la hoja ancha”.

"Varios factores determinan el tamaño de un árbol”, añadió. "Ejemplos son el entorno en el que se ubica el árbol, la fertilidad del suelo, la exposición al sol o la altura de su ubicación, etc. De todos los factores que influyen en el desarrollo del olivo, la edad es el que menos le afecta”.

El método histórico para determinar la edad de los árboles (contar los anillos en el tronco) sigue siendo la forma más precisa de estimar la edad de muchas especies.

"Hay citas de esto en la Biblia; Leonardo da Vinci escribió sobre ello; es conocimiento antiguo”, dijo Bernabei. "A todos los niños se les dice que la regla es un anillo por un año”.

Anuncio
Anuncio

El desarrollo de estos anillos y su número y dimensión dependen de muchos factores, incluidas las especies de plantas y el clima.

Los anillos de los árboles permiten que el análisis científico determine con cierta precisión cuántos años han pasado desde que nació el árbol. Por lo general, una operación de extracción de muestras de árboles puede revelar los anillos de crecimiento y sustentar una estimación de fecha creíble.

Sin embargo, el método no funciona para los olivos. "Hay un problema con el olivo, porque sus anillos no se ven claramente”, dijo Bernabei. "Cuando miras la madera de olivo, puedes ver formas oscuras que a menudo se confunden con anillos. Ellos no son."

Algunos árboles longevos, como las coníferas, desarrollan anillos distintos que pueden estar directamente relacionados con los cambios estacionales del invierno y el verano.

Muchos árboles retiran todos sus fluidos durante el invierno en preparación para las temperaturas bajo cero que se avecinan. Este proceso ayuda a prevenir la expansión y congelación de líquidos, que de otro modo podrían causar daños importantes al árbol.

Año tras año, este comportamiento de autoprotección deja una clara huella en el proceso de crecimiento de la madera y contribuye a la formación de anillos.

Sin embargo, los olivos (plantas mediterráneas que prosperan en un clima más cálido) no experimentan este proceso. En cambio, las estaciones secas pueden dejar marcas en forma de anillos en el olivo, que no son particularmente útiles para determinar la edad del árbol.

"Este tipo de anillo puede significar algo sobre los diferentes momentos de una estación que vivió el árbol, pero no puede decir mucho sobre los años que pasaron”, dijo Bernabei.

"La única manera de observar los anillos en el olivo es hacer diapositivas, para poder observar el tejido de la madera a nivel microscópico”, añadió. "Sin embargo, incluso en ese caso, dicho análisis puede no transmitir los resultados deseados”.

Otros problemas a la hora de datar la edad de los olivos provienen de su forma. "La forma del tronco rara vez es perfectamente circular en árboles muy viejos”, dijo Bernabei.

"Esos árboles tienen hermosas formas hechas de giros, hendiduras y deformaciones que impiden una visión clara del anillo de madera”, agregó. "Esta morfología también complica el muestreo”.

El muestreo y la extracción de muestras para determinar la edad de un árbol se llevan a cabo con equipo especializado. El proceso consiste en extraer tejido útil de diferentes partes del árbol.

Bernabei citó investigaciones anteriores basadas en muestras, que muestran cómo se enviaron diferentes muestras del mismo olivo a diferentes laboratorios para su análisis, lo que arrojó resultados de datación muy variables.

"No hubo dos resultados similares y eso se debe a que los anillos simplemente no se ven”, dijo. "En el caso de los olivos, el muestreo se ve dificultado por el hecho de que, tras la primera capa exterior de cinco a diez centímetros, la parte interior está seca y muy dura".

"El equipo de extracción de muestras no puede llegar más lejos sin romperse”, añadió. "Si se utiliza un perforador, éste genera tal calor que quema tanto la muestra como la madera interna”.

Un método utilizado en el Líbano, desarrollado inicialmente por Bernabei, consiste en datar la madera de olivo por radiocarbono.

La tecnología de datación por radiocarbono mide la cantidad de carbono-14 en el material orgánico. Comparando la cantidad restante del isótopo radiactivo de carbono con el tiempo conocido de su desintegración, los investigadores pueden estimar su edad.

Aplicando estas técnicas a múltiples muestras tomadas de diferentes olivos, Bernabéi estima la edad de tres olivos en el jardín de getsemaní en el 2015.

El desafío para fechar estos árboles fue que los troncos estaban huecos, por lo que faltaba la madera central, más antigua. Como resultado de esta limitación, muchos más árboles ni siquiera pudieron analizarse.

"En varios árboles, un gran vacío en el centro del tronco ha provocado que este diverja en diferentes tocones, lo que dificulta mucho reconstruir la forma del área basal de cada uno”, escribió Bernabei. "Al final, sólo se pudo datar con éxito tres de un total de ocho olivos”.

Basándose en sus años de investigación, Bernabei cree que es imposible conocer la verdadera edad de los olivos más antiguos del mundo.

Él concluyó, "Actualmente no se puede determinar una estimación científicamente sólida de la edad de los olivos”.


Compartir este artículo

Anuncio
Anuncio

Artículos Relacionados