Las Islas Baleares endurecen las restricciones a medida que la Xylella se propaga en Mallorca

La cepa de Xylella fastidiosa responsable del síndrome de declive rápido del olivo fue identificada en otras plantas de Mallorca.

Ibiza, España
Por Paolo DeAndreis
20 de febrero de 2024 15:45 UTC
261
Ibiza, España

El reciente descubrimiento de otro Xylella fastidiosa La cepa en Mallorca ha vuelto a poner al patógeno mortal del olivo en el centro de atención.

Las autoridades locales de la isla española anunciaron un nuevo plan de acción contra la bacteria que causa el síndrome de deterioro rápido del olivo y afecta a decenas de otras especies de plantas.

Erradicar el patógeno es imposible y el futuro pasa por aprender a convivir con Xylella fastidiosa.- Andreu Juan Serra, jefe de servicios agrarios, Govern Balear

Aunque Xylella fastidiosa fue identificado por primera vez En las Islas Baleares en 2016, esta es la primera vez que las autoridades mallorquinas identifican la cepa 53, perteneciente a pauca subespecie.

Xylella fastidiosa pauca es la misma cepa que tiene extendido en el sur de Puglia desde 2008, acabando con millones de olivos.

Ver también:La evolución de la lucha en Europa contra Xylella Fastidiosa

La bacteria fue identificada en adelfas y algunos acebuches en Sencelles, un municipio del centro de Mallorca, la isla más grande del archipiélago volcánico.

Las plantas fueron destruidas tal y como exigen los protocolos de contención de Xylella fastidiosa de la administración local, que cumplen con las normas vigentes. Regulaciones de la Unión Europea.

Aunque el descubrimiento es preocupante, no sorprendió a las autoridades locales, considerando el impacto de la bacteria en la vegetación del archipiélago durante los últimos ocho años.

"En Baleares se encuentran diferentes cepas de Xylella fastidiosa que afectan a diferentes plantas hospedantes”, explica Andreu Juan Serra, jefe de servicios agrarios de la dirección general de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural del Govern Balear. Olive Oil Times.

"A partir de enero 16th"En Baleares se han identificado un total de 1,566 muestras positivas a la bacteria Xylella fastidiosa", afirmó Juan Serra.

"Se encontraron treinta y ocho especies hospedadoras de Xylella fastidiosa en las zonas infectadas de las Islas Baleares”, añadió, enumerando especies como cerezas silvestres, higos, romero, vides y olivos.

Hasta la fecha, el seguimiento continuo de las instituciones locales ha identificado 225 olivos afectados por cepas de Xylella fastidiosa en el archipiélago español.

Ciento cincuenta y nueve de ellos se encontraron en Ibiza, 14 en Menorca y 52 en Mallorca, donde los olivos crecen desde hace miles de años.

La bacteria también fue identificada en 596 acebuches y 365 almendros, la mayoría en Mallorca.

Juan Serra explicó que la cepa 81 afecta a varias especies vegetales en Mallorca, y hasta la fecha sólo se ha encontrado la cepa 80 en Ibiza. "En Menorca sólo se ha detectado la subespecie multiplex cepa 81, que afecta a varias plantas”, añade.

"Las medidas fitosanitarias no diferencian entre subespecies, salvo la subespecie cepa 53 recientemente identificada en Mallorca, que tiene un plan específico para determinar su alcance”, afirmó Juan Serra.

El plan de contención de la cepa 53 aumenta aún más las medidas de control al intensificar el muestreo en las zonas donde se detectó la cepa. El objetivo es eliminar las bacterias rápidamente.

Anuncio
Anuncio

También exige que los funcionarios identifiquen cualquier subespecie encontrada en muestras dentro de un radio de 50 metros de la planta infectada.

Los insectos vectores también son el objetivo. "También se establece el tratamiento contra el vector en todas sus etapas de vida en estas zonas cercanas a las detecciones”, dijo Juan Serra.

En Apulia ya se han adoptado procedimientos similares que han contribuido significativamente ralentizó la propagación de Xylella fastidiosa.

Las autoridades de las Islas Baleares también están tomando medidas para contener la propagación de la bacteria.

"Como lo indica el plan de acción, las medidas establecidas incluyen relevar, analizar y retirar toda la vegetación donde se detecte la infección por Xylella fastidiosa”, dijo Juan Serra. "Además, está prohibido el movimiento de material vegetal huésped entre islas y la transferencia de material vegetal fuera de las islas”.

"Erradicar el patógeno es imposible, y el futuro pasa por aprender a convivir con Xylella fastidiosa”, añadió.

Se están llevando a cabo muchas actividades para hacer frente al patógeno. "Se están asignando recursos a investigar cómo combatir la bacteria, identificar las mejores prácticas para evitar que el vector transmita la bacteria, estudiar y promover variedades de olivo, almendro y vid que se sabe que presentan cierta resistencia y estudiar cómo el microbioma de la planta afecta a la bacteria. “Dijo Juan Serra.

"Este conocimiento científico ayudará a los agricultores y administradores de recursos naturales a establecer pautas y medidas enfocadas a minimizar el daño causado por la bacteria fitopatógena”, agregó.

Juan Serra dijo que los agricultores están en primera línea para detener la propagación de Xylella fastidiosa en las Islas Baleares.

"Los agricultores deben proteger sus cultivos practicando buenas prácticas agrícolas, controlando la presencia o ausencia de insectos potenciales vectores de la bacteria, aplicando tratamientos contra los insectos vectores y manteniendo la cobertura del suelo libre de vegetación durante la temporada de reproducción del vector”, dijo.

"Es decir, se deben aplicar una serie de buenas prácticas agrícolas que se recomiendan según la época del año”, añadió Juan Serra. "Los agricultores deberán comprar material vegetal en establecimientos autorizados, con plantas que cuenten con pasaporte fitosanitario como garantía de que están libres de plagas y enfermedades”.

Según Miguel Miralles, propietario de el galardonado productor Treurer En Mallorca, la cepa 53 representa el mayor peligro a medio plazo para los olivares de la isla.

"Sin embargo, desde que aparecieron los primeros casos de Xylella fastidiosa, los agricultores y las administraciones públicas, así como la ciudadanía en general, han mostrado un alto nivel de concienciación sobre la importancia del problema”, afirmó. Olive Oil Times.

Xylella fastidiosa

Xylella fastidiosa es una especie de bacteria Gram-negativa que se destaca por causar una variedad de enfermedades de las plantas. Se transmite a las plantas a través de insectos que se alimentan de líquido del xilema, como los saltamontes y los salivazos. Las bacterias colonizan el tejido del xilema de una planta, que es responsable del transporte de agua y nutrientes desde las raíces al resto de la planta, y pueden causar obstrucciones que interrumpen el flujo de agua, provocando síntomas como quemaduras de las hojas, marchitez y muerte regresiva. y, finalmente, la muerte en especies de plantas susceptibles.

Xylella fastidiosa es un patógeno agrícola importante, ya que afecta a una amplia gama de plantas hospedantes, incluidos cultivos importantes como la vid (que causa la enfermedad de Pierce), los cítricos, los cafetos, los almendros y los olivos. El impacto de esta bacteria es motivo de grave preocupación porque puede provocar pérdidas económicas sustanciales en la agricultura y la horticultura, así como en el medio ambiente natural cuando las plantas nativas se ven afectadas.

Manejar y controlar la propagación de Xylella fastidiosa es un desafío debido a su amplia gama de huéspedes y la diversidad de insectos vectores que pueden transmitir el patógeno. Las medidas incluyen controlar los insectos vectores, eliminar y destruir las plantas infectadas e implementar protocolos de cuarentena vegetal para evitar la propagación de la bacteria a nuevas áreas.

"Con la aparición de la cepa 53 se han incrementado los controles y esperamos que se pueda frenar su expansión”, añadió.

Miralles destacó que una actuación específica a diferentes niveles es fundamental para hacer frente al patógeno.

"Adoptar medidas preventivas es fundamental, ya que es actualmente el mejor mecanismo para frenar su propagación”, afirmó. "Entre estas medidas, es crucial desarrollar buenas prácticas en el manejo del suelo, fertilización, poda y riego. También se deben implementar medidas para luchar contra los vectores”.

"Todas estas medidas deben generalizarse y la mejor manera de hacerlo es formando adecuadamente a los agricultores”, añadió Miralles. A su vez, las administraciones públicas deben invertir más recursos para descubrir nuevas y mejores formas de combatir las bacterias”.

Además de los agricultores, las autoridades locales también están intentando concienciar a los residentes, principalmente sobre comportamientos que podrían desencadenar nuevos brotes.

"Se brinda capacitación y difusión de información para concientizar sobre los riesgos de traer plantas de diferentes lugares, ya que pueden ser portadoras de plagas y enfermedades”, dijo Juan Serra.

"En aeropuertos y puertos se colocan carteles en varios idiomas para alertar tanto a la población como a los turistas”, añadió.


Compartir este artículo

Anuncio
Anuncio

Artículos Relacionados