Algunas esperanzas para los productores mientras llueve en Andalucía

Para muchos productores del sur de España, la escasez de lluvia ha caído demasiado tarde y se avecinan expectativas de otra mala cosecha. Aún así, la lluvia levantó las expectativas.

Olivares de Oro del Desierto en Almería
Por Daniel Dawson
5 de junio de 2023 14:42 UTC
1112
Olivares de Oro del Desierto en Almería

Después de meses de anticipación, la lluvia finalmente llegó a Andalucía, la región productora de aceite de oliva más grande del mundo.

Sin embargo, los ligeros chubascos que han caído sobre el sur de España no han sido suficientes para contrarrestar los efectos del sequía en curso.

En toda Andalucía las previsiones son malas por la prolongada sequía que ha afectado negativamente a la floración… Puedo decir que Andalucía volverá a tener una cosecha bastante baja por segundo año consecutivo.- Rafael Alonso Barrau, director comercial y de exportación, Oro del Desierto

Medios locales informaron que en Jaén, la provincia olivarera más prolífica de Andalucía, las altas temperaturas y el fuerte sol afloraron después de casi dos semanas de lluvia en las que cayeron menos de 100 litros de agua por metro cuadrado.

Según los informes, el este y el oeste montañosos de la provincia recibieron la mayor cantidad de precipitaciones, y la agencia meteorológica estatal de España, Aemet, espera que caiga un poco más de lluvia en las próximas semanas.

Ver también:Actualizaciones de cosecha 2023

La sabiduría predominante entre meteorólogos y olivareros es que se necesitaría al menos un mes de estas lluvias para alcanzar niveles normales en el año hidrológico.

"Las perspectivas de la cosecha existente se han visto fortalecidas al menos temporalmente por las lluvias, aunque insuficientes”, Juan Vilar, consultor estratégico con sede en Jaén, dijo Olive Oil Times.

Agregó que se esperan más lluvias en junio y pronosticadas para el otoño, mejorando aún más las perspectivas de la cosecha.

Sin embargo, los efectos de la devastadora sequía española ya han pasado factura a los olivares, y Vilar espera que la cosecha no se recupere del todo. mínimo histórico del año pasado.

Según datos Según Aemet, han caído una media de 371 milímetros de lluvia en España desde el inicio del año hidrológico en octubre de 2022, un 27 por ciento menos que la cantidad media de lluvia esperada por España.

La mayor parte del sur y este de España, incluidas tres de las cuartas regiones productoras de aceite de oliva (Andalucía, Castilla-La Mancha y Cataluña), ha recibido menos de 300 milímetros de lluvia en el año hidrológico.

Mientras que los olivos pueden sobrevivir con menos de 200 milímetros de lluvia al año, la mayoría de los olivos para la producción de aceite requieren entre 400 y 1,000 milímetros al año para una productividad óptima.

La lluvia tampoco ha caído de manera uniforme y todavía tiene que aumentar significativamente la niveles de acuíferos y embalses, muchos de los cuales aún se encuentran en mínimos históricos.

Según datos del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico citados por el Capítulo de Jaén de la Asociación de Jóvenes Agricultores y Ganaderos (Asaja), las reservas de agua en toda España se sitúan en algo menos del 50 por ciento de la capacidad total.

A pesar de la lluvia, Niveles de agua en la cuenca del Guadalquivir, ubicado parcialmente en Andalucía, cayó al 23.8 por ciento, un descenso del 0.2 por ciento en comparación con la semana anterior y significativamente por debajo de los niveles del año pasado y de la media de 10 años.

Los datos del Ministerio muestran que 16 de las 17 cuencas hidrográficas de España están por debajo de la media de 10 años. Mientras tanto, diez tienen una capacidad más baja que el año pasado, con gran parte del alivio para las cuencas hidrográficas en el norte del país, que históricamente tiene un clima más húmedo.

Inmediatamente después de las lluvias de finales de mayo, los precios del aceite de oliva en origen descendieron ligeramente pero desde entonces volvió a máximos históricos, con expectativas de producción para el año agrícola 2023/24 más bajas de lo que el promedio histórico sugeriría que deberían ser.

Anuncio

La Consejería de Agricultura, Pesca, Agua y Desarrollo Rural de Andalucía señala en su informe semanal que mientras muchos de los olivares de la región están entrando en fructificación, una parte importante de los olivares de la zona oriental de Jaén no llegarían a fructificar tras la pérdida de flores. .

La Consejería también informó que en los olivares donde se había producido la fructificación, los agricultores estaban viendo aceitunas notablemente más pequeñas, algunas "del tamaño de la cabeza de un alfiler”, y concluyó que "las expectativas no son buenas”, especialmente en las huertas de Úbeda, Baeza y Mancha Real donde "la floración ha sido mala”.

Al este de Jaén, en la cercana provincia de Almería, Rafael Alonso Barrau, director comercial y de exportación de Oro del desierto, dijo que recibió poco alivio de la lluvia.

Él le dijo a Olive Oil Times que el clima seco y el calor intenso de abril dieron como resultado una floración de baja calidad en Almería. Cuando llegó la lluvia a mediados de mayo, trajo granizo, y Alonso dijo que esto también dañó muchos de los árboles.

"En toda Andalucía las previsiones son malas por la prolongada sequía que ha afectado negativamente a la floración”, ha señalado. "Esto choca con la noticia de mejores previsiones mundiales en comparación con el año pasado.”

"Puedo decir que Andalucía volverá a tener una cosecha bastante baja para la segundo año consecutivo”, concluyó Alonso.



Compartir este artículo

Anuncio
Anuncio

Artículos Relacionados