La expansión del olivar amenaza especies de aves en peligro de extinción en España

La expansión de los olivares en Andalucía está reduciendo el hábitat de los sisones y sisones comunes, en peligro de extinción.

La avutarda (Foto: Attila Terbócs)
Agosto 16, 2022
Por Simon Roots
La avutarda (Foto: Attila Terbócs)

Noticias recientes

Según investigadores de la Universidad de Córdoba y de la Universidad Técnica de Manabí de Ecuador, la Expansión del olivar en Andalucía está impactando en el hábitat de las ya escasas poblaciones de sisón común y sisón común.

En un artículo de investigación publicado en Bird Conservation International, el equipo evaluó el porcentaje de diferentes usos de la tierra entre 2000 y 2018 utilizando datos del inventario Corine Land Cover, una base de datos paneuropea de encuestas satelitales sobre los hábitats naturales de las aves y sus áreas de distribución conocidas. .

Descubrieron que durante este período, los nuevos olivares ocuparon el 2.14 por ciento y el 2.61 por ciento del rango andaluz de la avutarda común y la avutarda euroasiática, respectivamente.

Aunque anteriormente estaba muy extendida por toda Eurasia, desde las Islas Británicas hasta China, alrededor del 60 por ciento de la población superviviente de la avutarda común ahora está confinada a la península ibérica.

Ver también:Las prohibiciones de la recolección nocturna han aliviado la amenaza para las aves migratorias

El sisón común ha corrido una suerte similar. Una vez que se reprodujo tan al norte como Polonia, se ha extinguido en su antiguo área de distribución centroeuropea en las últimas décadas.

Todas las avutardas son aves de pastizales y estepas por naturaleza, pero se adaptan bien a las tierras de cultivo abiertas. Es la conversión de tales tierras de cultivo en olivares y otras tierras de cultivo leñosas lo que los autores creen que puede amenazar el futuro de la especie, no solo por la reducción general del hábitat sino también por la fragmentación del hábitat.

Aunque son capaces de volar grandes distancias, las avutardas viven principalmente en el suelo y se alimentan de la vegetación y los insectos.

Las bandadas ibéricas de avutardas, en particular, parecen migrar muy raramente, e incluso en distancias relativamente cortas en respuesta a temperaturas extremas.

Por lo tanto, "estos cambios en la configuración del paisaje sugieren una disminución tanto en la disponibilidad como en la calidad del hábitat para las aves esteparias que podría afectar su distribución y el tamaño de la población”, escribieron los investigadores.

"Este artículo muestra con precisión el impacto de la pérdida de hábitat en los agrosistemas cerealistas a favor de los cultivos leñosos, en este caso, el olivar”, afirma José Eugenio Gutiérrez, delegado de SEO/BirdLife en Andalucía y responsable del Proyecto Life Olivares Vivos+. "Expone el efecto de esta pérdida de hábitat sobre la avutarda y el sisón, algo que ya sabíamos, pero a lo que este interesante trabajo científico pone cifras”.

"Aunque la expansión del olivar en las dos últimas décadas no ha sido tan importante cuantitativamente… lo ha sido cualitativamente porque se ha producido a expensas de tierras de cultivo [anteriormente] dedicadas al cultivo de cereales y ha repercutido en la pérdida y fragmentación del hábitat eso se suma a lo acumulado en décadas anteriores”, agregó.

De particular preocupación para los grupos conservacionistas como SEO/BirdLife es la observación de los autores de que "no se encontraron diferencias en la proporción de nuevos olivares plantados dentro y fuera de las Áreas Importantes para las Aves y la Biodiversidad (IBA) de 2000 a 2018, específicamente designadas para conservar estas aves esteparias”.

"Esto nos lleva a pensar que se debe revisar y mejorar la política de conservación para evitar que los cambios en el uso del suelo perjudiquen a las diferentes especies”, agregaron.

En respuesta a este y otros estudios, tanto SEO/BirdLife como el proyecto Life Olivares Vivos+ han realizado numerosas recomendaciones a las administraciones autonómicas, nacionales y de la UE sobre la necesidad de tener en cuenta los hábitats de las especies esteparias a la hora de elaborar políticas agrícolas y medioambientales.

Discutir las implicaciones para el nuevo Política Agrícola Común (CAP), Gutiérrez afirmó su convicción de que "para conservar nuestro patrimonio natural (y, como estamos viendo, para mejorar nuestra independencia alimentaria), frenar esta transformación de tierras de cultivo en cultivos leñosos o plantas solares fotovoltaicas es una prioridad absoluta que debe pasar por una adecuada planificación estratégica a nivel territorial, y el cumplimiento con los objetivos medioambientales de la nueva PAC.”

"La conservación de la biodiversidad no puede recaer enteramente sobre los hombros de estos agricultores que se resisten al cambio, y hasta que el mercado agroalimentario (y los consumidores) no hayan incorporado la biodiversidad a las reglas del juego, es el momento de la política agrícola”, agregó.

SEO/BirdLife dijo que si se implementan planes de manejo adecuados, el impacto puede mitigarse. Por ejemplo, en aquellos casos en los que se intercalan olivares y tierras de cultivo en los llamados "mosaico” que proporciona un beneficio general a la biodiversidad, incluida la avifauna.



Anuncio

Artículos Relacionados

Comentarios / Sugerencias