Abundan los desafíos para España Olive Oil Productores

Los altos precios han impulsado al sector durante gran parte del último año y medio, pero el aumento de los costos de producción y la sequía persistente significan que se avecinan desafíos importantes.

Andalucía, España
Agosto 16, 2022
Por Daniel Dawson
Andalucía, España

Noticias recientes

El aumento de los precios en origen y la demanda han impulsó el sector del aceite de oliva en España durante gran parte del año pasado. Sin embargo, las últimas semanas han arrojado titulares que pueden atenuar parte del optimismo reciente.

A principios de este mes, Deoleo informó que sus ganancias en la primera mitad del año se desplomaron un 57 por ciento en comparación con la primera mitad de 2021. El embotellador de aceite de oliva más grande del mundo registró una ganancia de 6 millones de euros hasta junio de 2022, cayendo de 14 millones de euros en el primer semestre del año anterior.

"En el complejo contexto que se vive a nivel mundial, [Deoleo] no solo ha tenido que hacer frente a la normalización del consumo asociada al fin de la crisis sanitaria mundial sino también al incremento de los precios de las materias primas y a las tensiones sufridas en la cadena de suministro provocadas por la guerra en Ucrania o la huelga de transporte en españa”, explicó la empresa en un comunicado a medios locales.

Ver también:El aumento de las exportaciones de aceite de oliva alimenta el superávit comercial en Andalucía

Mientras que Deoleo y su cartera de marcas estará bien – muchos otros indicadores financieros de anual a la deuda financiera neta apuntan a esto: algunas de las tendencias subyacentes que llevaron a la reducción de los beneficios de la empresa deberían preocupar a otros productores en España.

La normalización del consumo está en lo más alto de esta lista. Durante los primeros dos años de la pandemia de Covid-19, El consumo de aceite de oliva se dispara en España ya que los bloqueos estrictos llevaron a las personas a pasar más tiempo cocinando en casa.

Anuncio

Los confinamientos en España comenzaron en marzo de 2020 y duraron hasta mayo de 2021. Durante este tiempo, los españoles consumo de aceite de oliva saltó a 521,600 toneladas en el año de cosecha 2019/20 y 537,800 toneladas durante 2020/21, los totales más altos desde 2013/14.

Sin embargo, el consumo se desplomó a 510,000 toneladas en la campaña agrícola 2021/22, la primera campaña agrícola completa sin cierres y con la reanudación del servicio normal en los restaurantes.

Encuestas de consumidores en los Estados Unidos, el segundo mayor consumidor de aceite de oliva después de la Unión Europea y un importador importante de aceite de oliva español- han indicado también que tras dos años de cocinar en casa, los consumidores se sienten "agotado." Más de un tercio de los encuestados agregó que su paciencia en la cocina está en un "mínimo histórico”.

Junto con las señales de una caída del consumo, Deoleo destacó el aumento de los costos como otra razón por la cual las ganancias cayeron. Estos crecientes costos de producción abarcan desde la energía hasta las botellas de vidrio.

Según la Unión Europea datos, los costos de combustible y energía para las empresas se han más que duplicado desde principios de 2021, con un aumento significativo en los precios de la energía atribuido a la invasión rusa de Ucrania.

Los oleicultores y los productores de aceite utilizan la energía para todas las facetas de la olive oil proproceso de producción, desde la electricidad o el combustible del generador para hacer funcionar sus molinos hasta el gas y el diésel que alimentan los tractores, las bombas de agua y otras máquinas cosechadoras.

Datos del Banco Central Europeo también muestra que el precio del vidrio ha aumentado constantemente durante la última década, y el aumento se ha vuelto más pronunciado en los últimos 12 meses.

Desde septiembre de 2021, el precio del vidrio ha subido un 16 por ciento en la Unión Europea. En comparación, los precios del vidrio aumentaron solo un 14.6 por ciento entre 1995 y 2021.

Del mismo modo, el levantamiento precios de fertilizantes, los pesticidas y las piezas de repuesto para tractores y equipos de molienda han afectado los resultados de los productores, no solo en España sino también en el resto del mundo productor de aceite de oliva.

Decenas de productores entrevistados por Olive Oil Times desde principios de 2022 dijeron que hasta ahora habían tratado de no trasladar estos precios a los consumidores. Sin embargo, advirtieron que eso puede cambiar si los costos de producción no comienzan a disminuir.

Además del aumento de los costes de producción, los productores en España también están frente a una sequía devastadora que tiene expectativas de producción emparejadas a solo 1 millón de toneladas en el año de cosecha 2022/23.

De cumplirse estas previsiones, la actual campaña agrícola sería la peor experimentada por España desde 2014/15, cuando el país produjo apenas 842,200 toneladas de aceite de oliva.

Si bien faltan unos dos meses para los primeros días de la cosecha, y las lluvias oportunas entre ahora y entonces podrían cambiar drásticamente el panorama, algunos daños en la cosecha actual ya son irreversibles.

La falta de precipitaciones en la Península Ibérica (la agencia meteorológica de España anunció recientemente que este verano fue el más seco registrado) ha provocado la desecación de los olivos en toda España.

Si bien el olivo es un cultivo notoriamente resistente a la sequía, aún requiere lluvias oportunas para que se forme el contenido de aceite de las drupas. Cuando el árbol no recibe suficiente agua, deja caer sus aceitunas para conservar el agua.

Como resultado, los olivares de secano, que representan alrededor del 68 por ciento de todos los olivares españoles, han visto caídas significativas de fruta durante el verano. El racionamiento de agua también ha afectado la alta densidad y arboledas de super alta densidad, prácticamente todas ellas de regadío.

Anticipándose a una cosecha más ligera, los funcionarios de las áreas más dependientes del cultivo de olivos se esfuerzan por mitigar la posible devastación económica.

La Diputación Provincial de Jaén, provincia andaluza que produce una media de 600,000 toneladas de aceite de oliva al año, aprobó recientemente un plan de empleo de 10 millones de euros para compensar la pérdida de salarios de los recolectores de aceitunas durante la próxima cosecha.

Según el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación de España, 350,000 agricultores del país cultivan aceitunas. Estas granjas respaldan 15,000 puestos de trabajo adicionales en el sector, que pagan un salario combinado de 32 millones de euros cada año.

Los funcionarios de Jaén y otras partes de Andalucía están preocupados por el efecto dominó de la pérdida de ingresos resultante de la mala cosecha esperada. Están trabajando en planes para impulsar el turismo y otros sectores de la economía para ayudar a mitigar las consecuencias negativas de una mala cosecha.

Si bien un 2021 y un comienzo de 2022 positivos demostraron la fortaleza y el potencial del sector del aceite de oliva en España, se acercan rápidamente tiempos difíciles. Los cultivadores, productores y consumidores deben estar preparados.



Anuncio

Artículos Relacionados

Comentarios / Sugerencias