Las arboledas resistentes a la xylella son el futuro del aceite de oliva de Apulia

Asociaciones de agricultores, investigadores e instituciones se unen para replantar olivos resistentes a Xylella fastidiosa en Apulia.

Associated Press
Por Paolo DeAndreis
3 de junio de 2024 12:49 UTC
533
Associated Press

Durante un evento de dos días en Lecce y Bari, expertos e investigadores revisaron los hallazgos científicos y discutieron el futuro de la producción de aceite de oliva en el Xylella fastidiosa- Región de Apulia, afectada por la crisis.

Muchos olivos autóctonos han muerto, pero algunos han sobrevivido. Si no están gravemente afectados, debemos intentar mantenerlos con vida hasta que la investigación permita su recuperación.- Giuseppe Lima, fitopatólogo, Universidad de Molise

Los olivares intensivos gestionados de forma sostenible con cultivares resilientes, haciendo hincapié en la producción de alta calidad, surgieron como el objetivo de los agricultores y molineros de la región del sur de Italia, donde existe un consenso cada vez mayor de que la bacteria mortal no se puede erradicar.

"Esta visita es significativa, ya que muestra un raro ejemplo de colaboración virtuosa entre investigadores y partes interesadas que contribuyen activamente a nuestros programas”, dijo Donato Boscia, destacado virólogo vegetal del Instituto para la Protección Vegetal Sostenible del Consejo Nacional de Investigación de Italia (CNR). ), a Olive Oil Times.

Ver también:Las Islas Baleares endurecen las restricciones a medida que la Xylella se propaga en Mallorca

"En esta instalación existe un pequeño campo de conservación de germoplasma de olivo, parte de un programa de mejoramiento genético en curso”, agregó. "Además, hay un invernadero financiado con donaciones de los lectores de la revista Merum, una cámara climática proporcionada por Unaprol y una nueva casa pantalla financiada por Save the Olives, la organización apoyado por Helen Mirren."

Los expertos creen que la nueva iniciativa coordinada ofrece esperanzas para salvaguardar los olivares existentes y limitar una mayor propagación de la subespecie pauca de Xylella fastidiosa a territorios no afectados.

Diez años después de la aparición de la xylella fastidiosa, que se cree que desencadenó el síndrome de declive rápido del olivo y mató a millones de árboles, Puglia sigue siendo la región productora de aceite de oliva más importante de Italia.

"La presencia de Xylella en el territorio de Apulia ha alcanzado niveles extremos de complejidad”, afirmó Boscia. "Nuevos hallazgos en el centro de Puglia han identificadas otras Xylella subespecies, como Xylella multiplex, que es potencialmente peligrosa para la viticultura pero no es un problema importante para las aceitunas”.

"Sin embargo, esta complejidad requiere un enfoque multifacético para los esfuerzos de contención y erradicación”, añadió.

Organizaciones de agricultores y productores como Coldiretti, Unaprol y Cai Consorzi Agrari d'Italia han puesto en marcha un proyecto para ayudar a los olivareros a replantar variedades resistentes a Xylella.

El objetivo es plantar alrededor de tres millones de nuevos olivos, una fracción de los 21 millones perdidos por Xylella. Esta iniciativa incluye el suministro de plantas resistentes certificadas de alta calidad, apoyo técnico para la preparación del terreno y asesoría agronómica y fitopatológica especializada.

"La propagación de Xylella ha llegado a un punto en el que ya no es posible erradicarla. Debemos aprender a convivir con ello”, dijo David Granieri, presidente de Unaprol.

Boscia destacó cómo las extensas operaciones de monitoreo de Xylella han brindado a los investigadores y partes interesadas un conocimiento significativo sobre la bacteria.

"Este es el resultado de un programa de vigilancia llevado a cabo por la región de Apulia, único en el mundo, con más de 250,000 análisis por año y 250 estaciones de seguimiento dedicadas al seguimiento de los vectores”, afirmó, refiriéndose a la población de insectos, como el salivazo, responsable de propagando las bacterias.

"Esta actividad es insostenible a largo plazo y posiblemente incluso a medio plazo. No es exportable porque no se puede pedir a otras regiones o países que lo repliquen con la misma cantidad de recursos”, añadió Boscia, en referencia al creciente número de cepas diferentes de Xylella que se encuentran en todo el Mediterráneo.

"Aún así, esas operaciones han aportado datos sustanciales en comparación con lo que se conocía hace una década”, anotó.

El control de las poblaciones de insectos vectores va de la mano de prácticas y procedimientos agrícolas que ofrecen esperanzas para la supervivencia de los olivos en las zonas afectadas.

Anuncio
Anuncio

"Muchos olivos autóctonos han muerto, pero algunos han sobrevivido. Si no se ven gravemente afectados, debemos intentar mantenerlos con vida hasta que la investigación permita su recuperación”, afirmó Giuseppe Lima, fitopatólogo y profesor de la Universidad de Molise.

Lima, un veterano investigador en patología vegetal, coordina ahora la iniciativa de investigación multidisciplinar Integroliv, cuyo objetivo es contrarrestar de forma sostenible los efectos de Xylella en el cultivo del olivo en las zonas afectadas.

"Para contrarrestar eficazmente a un enemigo tan insidioso, las intervenciones específicas y únicas en la región son insuficientes”, afirmó. "Combinar diferentes enfoques en protocolos complejos es crucial para maximizar su efectividad”.

Ver también:Un nuevo spray podría proteger los olivos de la Xylella

"El nuevo modelo de colaboración está abierto a todos”, añadió Lima. "Nuestro enfoque pretende ser un modelo de investigación y trabajo, ya que no podemos pretender que un solo proyecto abarque todas las competencias y soluciones posibles”.

"Este enfoque garantiza que se puedan integrar nuevos conocimientos y técnicas en los esfuerzos en curso para combatir la Xylella a medida que surjan”, continuó.

Varios proyectos de investigación financiados a nivel nacional, como los proyectos Reach-Xy y Omibreed, tienen como objetivo descubrir qué hay detrás de la resiliencia genética de Xylella, mejorar la infraestructura de bioseguridad, controlar los vectores y promover el uso sostenible del agua en los olivares.

Otras contribuciones al evento incluyeron el proyecto 1LiveXylella, que está desarrollando tecnologías innovadoras para el diagnóstico de Xylella, y el proyecto SOS, que se centró en reducir la población de insectos vectores.

"Este evento es un testimonio del espíritu de colaboración de la comunidad científica y las partes interesadas locales en Puglia”, dijo Lima. "Reúne conocimientos de toda Europa para abordar un desafío común”.

Añadió que los nuevos olivos en zonas afectadas por Xylella, actualmente representados por variedades no autóctonas, deben seguir modelos de gestión agronómica modernos y racionales para garantizar su éxito.

Estos modelos se basarán en cuatro cultivares de olivo que demuestren una alta resistencia a Xylella fastidiosa: Leccino, Lecciana, FS17 y Leccio del Corno.

"Estas variedades son resistentes y tolerantes pero no inmunes”, afirmó Lima. "Esto significa que no podemos dejarnos engañar pensando que, como en el pasado, podemos simplemente plantar olivos y confiar en la buena suerte”.

La gestión y el seguimiento continuos del campo mantendrán las nuevas plantaciones de olivos semiintensivas e intensivas en buen estado de salud y productividad.

"En estas nuevas formas de olivicultura intensiva y semiintensiva, los problemas fitosanitarios aumentarán, requiriendo más fertilizantes y fitofármacos que los métodos tradicionales”, advirtió Lima.

"Los protocolos [en desarrollo] apuntan a contrarrestar la Xylella y otros patógenos para mantener los árboles, tanto de variedades nativas como nuevas, en buena salud y productividad”, agregó.

Según Lima, la devastación causada por Xylella ha dañado el paisaje y la identidad de Apulia. Sin embargo, de esta adversidad puede surgir un nuevo futuro, caracterizado por un aceite de oliva de mayor calidad que en el pasado.

"En la zona de Salento, las aceitunas de esos enormes y magníficos árboles a menudo se recolectaban tradicionalmente del suelo, lo que daba como resultado altos niveles de acidez en el aceite lampante”, dijo Lima.

"Mañana, con el cultivo moderno del olivo y la plantación de huertos racionales y semiintensivos, las cosas pueden cambiar”, añadió.

En su opinión, las nuevas plantaciones podrán tener en cuenta los aspectos socioeconómicos de la olivicultura moderna, donde resulta difícil encontrar mano de obra y la calidad del producto se convierte en un requisito imprescindible.

"Este cultivo moderno del olivo ciertamente conducirá a la producción de aceite de mejor calidad”, afirmó Lima. "Estamos avanzando hacia nuevas formas de cultivo del olivo, que podrían generar más ingresos para las empresas oleícolas y al mismo tiempo contribuir a la restauración del cultivo del olivo y del medio ambiente en las zonas afectadas por Xylella”.


Compartir este artículo

Anuncio
Anuncio

Artículos Relacionados