`Dieta mediterránea y ejercicio asociados con una mejor salud intestinal en adultos mayores - Olive Oil Times

Dieta mediterránea y ejercicio asociados con una mejor salud intestinal en adultos mayores

Por Simon Roots
Mayo. 7, 2024 13:52 UTC

Una nueva encuesta estudio publicado en The American Journal of Clinical Nutrition encontró que seguir una dieta baja en calorías La dieta mediterránea junto con la actividad física produce importantes beneficios cardiovasculares.

La investigación sugiere que estos cambios en el estilo de vida impactan la salud cardiovascular al alterar la composición bacteriana del colon y la producción de metabolitos.

Los hallazgos representan un avance sustancial en la comprensión de las medidas preventivas contra enfermedades cardiovasculares, que son la principal causa de muerte en los países desarrollados.

Ver también:Noticias de Salud

La dieta mediterránea se ha asociado durante mucho tiempo con microbios intestinales positivos y metabolitos, aunque su efecto sobre el metaboloma fecal no se conoce bien.

La dieta mediterránea tradicional implica una ingesta elevada de verduras, frutas, legumbres y frutos secos, un consumo moderado de pescado, un consumo bajo de carne, un consumo moderado de alcohol y aceite de oliva virgen extra como fuente primaria de grasa.

Una mayor adherencia a la dieta mediterránea se correlaciona con bacterias y metabolitos intestinales beneficiosos, atribuidos al aumento de especies que degradan la fibra y respuestas antiinflamatorias.

Sin embargo, sus efectos sobre la microbiota intestinal y el metaboloma plasmático son inconsistentes entre los estudios, con impactos poco claros sobre los factores de riesgo de enfermedad cardiovascular.

Con el último estudio, los investigadores se propusieron evaluar el impacto en la pérdida de peso de una intervención de un año en el estilo de vida basada en una dieta mediterránea de bajo contenido calórico con actividad física (grupo de intervención) en comparación con un ad libitum Dieta mediterránea (grupo de control) sobre metabolitos fecales, microbiota y sus vínculos con factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares.

La intervención afectó a cuatro metabolitos de las heces, compuestos principalmente por ácidos biliares, ceramidas, esfingosinas, ácidos grasos, carnitinas, nucleótidos y purinas y metabolitos del ciclo de Krebs.

En el estudio participaron 400 participantes de entre 55 y 75 años con alto riesgo cardiovascular, y los datos se recopilaron al inicio y después de un año.

Los investigadores encontraron que el grupo de intervención exhibió una mayor pérdida de peso y mejores factores de riesgo cardiovascular en comparación con el control.

Estos cambios se asociaron con alteraciones en los factores de riesgo de enfermedad cardiovascular. Además, se redujeron ciertos géneros de bacterias intestinales y la diversidad alfa aumentó en el grupo de intervención.

Los resultados del estudio sugirieron una interacción entre la dieta, los metabolitos y la microbiota intestinal. Si bien los estudios anteriores se centraron en metabolitos plasmáticos u urinarios, pocos exploraron el metaboloma fecal.

Los resultados de los participantes con obesidad y síndrome metabólico indicaron reducciones en las concentraciones de colesterol plasmático y ácidos biliares fecales (metabolitos involucrados en la absorción de nutrientes) después de la intervención de la dieta mediterránea.

Ver también:La dieta mediterránea y el ejercicio mejoran la memoria de trabajo en jóvenes estudiantes

La intervención enriqueció géneros bacterianos intestinales relacionados con el metabolismo de los ácidos biliares y aumentó la cadaverina fecal, que se asocia con una mejor sensibilidad a la insulina.

Los participantes del grupo de intervención mostraron reducciones más significativas en la adiposidad (acumulación de tejido graso) y mejoras en el perfil de lípidos y los marcadores de glucosa.

Además, la disminución de la abundancia de E. hallii y Dorea spp. se observaron en el grupo de intervención, relacionados con cambios en los metabolitos fecales y factores de riesgo cardiovascular.

E. hallii está implicado en el metabolismo de la glucosa y la resistencia a la insulina, mientras que Dorea spp. se asocia con prediabetes y niveles elevados de glucosa en sangre.

Los investigadores reconocieron que el estudio tenía algunas limitaciones. Los participantes eran adultos mayores mediterráneos con condiciones de salud específicas, por lo que generalizar los resultados a otras poblaciones puede no ser apropiado.

Además, el método de secuenciación utilizado en el estudio limita el perfil taxonómico al nivel de género, lo que dificulta la diferenciación entre bacterias estrechamente relacionadas y limita la capacidad de inferir la funcionalidad.

Sin embargo, el estudio tiene fortalezas notables. A pesar de que la muestra no es representativa, los hallazgos son relevantes para una porción significativa de la población mundial con alto riesgo de enfermedades cardiometabólicas.

El diseño controlado aleatorio permitió establecer la causalidad y evaluar los efectos de la intervención, con ajustes realizados para factores de confusión significativos, lo que redujo los factores de confusión residuales. Aunque el método de secuenciación tiene limitaciones, es adecuado para analizar muchas muestras.

Más allá de los resultados de salud individuales, los investigadores dijeron que comprender el impacto de estas intervenciones en el microbioma intestinal arroja luz sobre los mecanismos subyacentes a la mejora de los biomarcadores cardiometabólicos.

Esperan que este conocimiento sirva de base para estrategias de salud pública específicas y recomendaciones de salud personalizadas, adaptando intervenciones basadas en perfiles de microbiomas individuales para una prevención y un tratamiento más eficaces de las enfermedades cardiometabólicas.



Anuncio
Anuncio

Artículos Relacionados