`Los oleicultores italianos y croatas prueban un nuevo proyecto de crédito de carbono - Olive Oil Times

Los oleicultores italianos y croatas prueban un nuevo proyecto de crédito de carbono

Jun. 15, 2022
paolo deandreis

Noticias recientes

Un proyecto de tres años de duración financiado por la Unión Europea ha demostrado que los oleicultores, fruticultores y viticultores pueden contribuir eficazmente al desarrollo de un mercado de bonos de carbono centrado en la agricultura, creando nuevas oportunidades para los agricultores y produciendo efectos beneficiosos para el medio ambiente.

El mercado experimental establecido por el proyecto Economía Verde y CO2 (GECO2) permitió a los socios agrícolas medir sus capacidades de secuestro de carbono y vender créditos de carbono.

Gracias a GECO2, hemos comprobado que los productores italianos y croatas participantes secuestran unas tres toneladas de carbono por hectárea de media.- Giulia Villani y Antonio Volta, equipo coordinador de GECO2

En el otro lado del espectro, a los compradores de GECO2 en el sector alimentario se les permitió compensar porciones de sus Emisiones de gases de efecto invernadero comprando esos créditos.

Coordinado por funcionarios italianos y croatas, cientos de agricultores y empresarios de ambas orillas del mar Adriático participaron en el plan, que alentó la adopción de muchas mejores prácticas agrícolas.

Ver también:Por qué Estados Unidos va a la zaga de otras naciones occidentales en materia de impuestos al carbono

"Gracias a las mejores prácticas en la gestión de su territorio y la biomasa, los agricultores que participaron en el proyecto han aprendido que un enfoque virtuoso puede conducir a la generación de créditos de carbono”, Giulia Villani y Antonio Volta, investigadores del Observatorio del Clima de la Agencia Italiana de Energía. y Medio Ambiente de Emilia-Romagna y miembros del equipo coordinador de GECO2, dijeron Olive Oil Times.

"Gracias a GECO2, hemos verificado que los productores italianos y croatas participantes secuestran en promedio alrededor de tres toneladas de carbono por hectárea”, agregaron.

Anuncio

En una nota publicada por Legacoop, uno de los socios del proyecto, el presidente de la cooperativa, Cristian Maretti, señaló cómo "este proyecto destaca que la captura de dióxido de carbono es posible en la agricultura y genera interesantes ganancias y créditos de carbono para los agricultores”.

"Hay interés en apoyar cadenas de suministro agrícola más sostenibles y, por lo tanto, existe potencial para que el mercado voluntario funcione”, agregó.

Las capacidades de secuestro de carbono de cada agricultor involucrado se ingresaron en el algoritmo GECO2, que calculó cómo se traducían los volúmenes en los créditos correspondientes.

"La primera herramienta que diseñó el proyecto fue la calculadora de carbono necesaria para producir créditos de carbono generados por la agricultura”, dijeron Villani y Volta.

"Posteriormente, se desarrolló otra calculadora para estimar las emisiones de carbono producidas por los compradores de GECO2”, agregaron. "En el proyecto de prueba, nos hemos centrado específicamente en las emisiones relacionadas con el uso de energía de las empresas participantes”.

En el tercer paso del proyecto de desarrollo, los socios de GECO2 crearon la plataforma donde ocurre el comercio real de créditos de carbono.

Al responder un cuestionario, los agricultores participantes proporcionan a la calculadora de carbono los datos relevantes, como el pendiente de la tierra, propiedades de drenaje y textura del suelo y la precipitación anual.

También tenían que enumerar las especies y el número de cultivos permanentes y árboles que crecían en sus campos, la edad de las arboledas y la altura de los árboles. Otros datos solicitados para la calculadora de carbono incluían la cantidad de cultivos forestales y otra vegetación como arbustos o setos.

También se pidió a los agricultores que fueran muy específicos sobre los tratamientos utilizados en el campo, como el uso de fertilizantes y otros productos químicos, cómo se usan y aplican y en qué cantidades se aplican.

También debían detallar el manejo de los materiales de compostaje describiendo el origen, tipo y forma de uso. Al mismo tiempo, también se les pidió a los agricultores que midieran su uso de combustible y consumo de energía.

"Uno de los límites que hemos encontrado al usar el cuestionario es el hecho de que puede ser demasiado detallado, en el sentido de que puede terminar costándoles a los agricultores si es necesario hacerlo para cada uno de sus campos”, dijeron Villani y Volta.

Ver también:Agricultura Olive Oil ProLa producción ayuda a mitigar el cambio climático

"El otro límite es que no todos los agricultores tienen todos esos datos, ni exploraron características específicas de su actividad”, agregaron.

Por un lado, eso significa que algunos productores ingresan estimaciones en lugar de datos específicos en la calculadora, distorsionando la realidad de la cantidad de carbono secuestrado y los correspondientes créditos producidos.

Sin embargo, también permitió a los agricultores revisar y comprender a fondo los impactos ambientales de sus operaciones agrícolas.

Entre los datos digeridos por el algoritmo, se otorgó un espacio específico a las mejores prácticas agrícolas.

Estos incluían la gestión agrícola orgánica, la aplicación de labranza de conservación del suelo, el uso de cultivos de cobertura, la gestión agrícola con setos, hileras y parches de bosque integrados en cultivos de campo, la reutilización de residuos de madera para mejorar el suelo, la reducción del uso de pesticidas y la no quema de biomasa.

También se preguntó a los agricultores qué mejores prácticas tenían la intención de adoptar para participar en el proyecto.

Durante los tres años del proyecto, que finaliza el 31 de mayo, GECO2 involucró a alrededor de 160 agricultores que cubrieron 1,877 hectáreas y contribuyeron a 205 campos experimentales.

En conjunto y durante la duración del proyecto, las actividades agrícolas participantes almacenaron más de 6,500 toneladas de gases de efecto invernadero.

La fase de formación también incluyó 42 seminarios dirigidos a agricultores, empresas, administraciones públicas y ciudadanos.

"GECO2 ha visto transacciones reales, lo cual es un logro relevante”, dijeron Villani y Volta. "Como todos los proyectos financiados por la UE, GECO2 es abierto y accesible, por lo que todo el mecanismo que ha establecido el proyecto puede estudiarse, ampliarse y aplicarse en otros contextos”.

"Una de las solicitudes provenientes de la UE es la replicabilidad, que es la posibilidad de que otros dentro de la Unión Europea implementen el proyecto y lo amplíen”, agregaron.

Los socios del proyecto esperan que GECO2 allane el camino para construir un mercado integral de créditos de carbono basado en la agricultura y contribuir al desarrollo de proyectos en toda la UE.

"Para fin de año, la Comisión Europea debería anunciar una metodología oficial de cálculo de créditos de carbono que los países miembros podrán adoptar”, concluyeron Villani y Volta.



Olive Oil Times Serie de Videos
Anuncio

Artículos Relacionados

Comentarios / Sugerencias