`Se espera que la sequía en la Península Ibérica persista hasta noviembre - Olive Oil Times

Se espera que la sequía en la Península Ibérica persista hasta noviembre

Septiembre 9, 2022
Daniel Dawson

Noticias recientes

Las oraciones por lluvia de los oleicultores de toda la península ibérica no han recibido respuesta, y un informe reciente de la Comisión Europea prevenido que el clima cálido y seco invadirá la región hasta noviembre.

Compuesta por España y Portugal, la Península Ibérica ha sido responsable de alrededor del 46 por ciento de global olive oil producción durante la última media década.

Sin embargo, ambos países tienen pronósticos sombríos, con España esperando su rendimiento más bajo desde 2014/15 año de cosecha: aproximadamente 1 millón de toneladas. Portugal también espera una disminución significativa en la producción en comparación con años anteriores, con alrededor de 100,000 toneladas de aceite de oliva previsto para la campaña 2022/23.

Ver también:Europa enfrenta la peor sequía en 500 años, dicen las autoridades

Los agricultores de ambos países han culpado al verano extremadamente caluroso y seco de la disminución de la producción. La falta de lluvia ha obligado a los árboles a conservar el agua, lo que ha provocado que las aceitunas se sequen o que los árboles no den frutos.

Según el informe de la Comisión Europea, la mayor parte de Portugal y partes de España recibieron un 50 por ciento menos de precipitaciones en julio y la primera quincena de agosto en comparación con el promedio a largo plazo de 1991 a 2021.

Anuncio

Esto agrava la invierno extremadamente seco y primavera que enfrentan ambos países, con Portugal registrando la segunda cantidad más baja de lluvia en un año hidrológico desde 1931 y partes de España experimentando las condiciones más secas en más de 1,000 años.

Los pronósticos a largo plazo no son mejores en la Península Ibérica, con la Comisión Europea prediciendo que las temperaturas más altas y las condiciones secas persistirán hasta noviembre.

La falta de lluvias ha obligado a los agricultores en España a depender únicamente del riego para regar sus cultivos. Sin embargo, los niveles de agua en los embalses utilizados explícitamente para este propósito están casi un 40 por ciento por debajo de la capacidad de diseño, un nivel caracterizado como "excepcionalmente bajo” por la Comisión Europea.

Además, los niveles de agua en Andalucía, Castilla-La Mancha y Extremadura, las tres regiones productoras de aceite de oliva más grandes de España, respectivamente, se encuentran a menos del 30 por ciento de su capacidad.

La situación es igualmente grave en Portugal, donde el ministro de Medio Ambiente, Duarte Cordeiro, dijo que 10 de las 61 represas del país se encuentran en una situación crítica, con un volumen de agua almacenada por debajo del 20 por ciento de su capacidad.

Mientras los funcionarios estudian las restricciones de agua para la agricultura y el público en general en ambos países, se discute la desalinización del agua de mar como una solución a largo plazo para los problemas de agua de la península.

En este departamento, España tiene una ventaja inicial con 700 unidades de desalinización en el país, y el gobierno se comprometió con 300 millones de euros para ampliar la capacidad.

Portugal solo tiene una planta activa y está invirtiendo 45 millones de euros para construir otra, alcanzando potencialmente 16 millones de metros cúbicos de producción de agua potable en los próximos años.

Sin embargo, algunos ingenieros se muestran escépticos de que la expansión de las plantas desalinizadoras sea una solución a largo plazo. La desalinización es un proceso caro y que consume mucha energía. "Una inversión de esta magnitud no se justifica”, Sara Correi, ambientalista, dijo a los medios locales.

Activistas medioambientales en España han sugerido que el sur del país podría tener que depender menos de la agricultura de regadío, que consume el 85 por ciento de todos los recursos hídricos.

"A menos que cambiemos el equilibrio, no podemos mejorar el estado de nuestros ríos o adaptarse al cambio climático”, Julia Martínez, directora ejecutiva de actividades científico-técnicas de la Fundación Nueva Cultura del Agua, Dijo a la BBC.



Anuncio

Artículos Relacionados

Comentarios / Sugerencias